19 de abril de 2018

Port de Pollença, "Eu Moll"


Mar i cel Hotel

     El Imperio Británico, tiene y a tenido infinidad de colonias y protectorados en todos los continentes y en Mallorca tenemos dos, que yo sepa, uno es el más conocido internacionalmente que es Magalluf, que por cierto hace años que no voy, una locura y el otro que voy a hablar es la colonia británica del port de Pollença.

      De ser un minusculo muelle de pescadores a finales del siglo XIX, el Port de Pollença se convirtió en pocos decenios en el pilar de la economía local, gracias al desarrollo turístico.


El "Eu Moll" en los años '20


      El Puerto de Pollença, conocido por los pollensines como 'Eu moll' (el muelle), es un claro ejemplo de cómo el turismo puede cambiar completamente la economía y el aspecto de un lugar en sólo algunas décadas. Así, a comienzos del siglo XX el 85% de la población vivía directamente de la agricultura, un sector que siguió siendo mayoritario hasta los años 60, en que cambiaron las tornas hasta llegar a la situación actual, en la que el turismo mueve cerca del 70% de la economía no sólo de Pollença sino de toda Mallorca.

A lo largo de toda la historia, la costa de Pollença contaba con escasos habitantes. Además de la baja actividad pesquera, que no experimentaría un cierto crecimiento hasta el siglo XIX ya que tradicionalmente se consumía poco pescado y en su mayoría en salazón, vivir en la costa exponía a ser los primeros en recibir los numerosos ataques piratas que esta zona vivió durante siglos.


Port de Pollença "Eu Moll" en los años '30

El bajo número de embarcaciones que había en la zona fue la razón por la que el primer muelle no quedó construido hasta 1829 y la primera noticia de habitantes en el mismo data de 1860, cuando sólo vivían en ella diez personas. Habría que esperar a 1865 para que el Gobierno concediera la habilitación del Puerto de Pollença como aduana de cuarta clase, lo que permitía exportar e importar mercancías en régimen de cabotaje. Este hecho provocó un cierto crecimiento demográfico en la zona, llegando a un centenar de habitantes en el año 1900.


Eu Moll con sus barcas en la arena 1920

Además, con el nuevo siglo, el Puerto de Pollença se convirtió primero en lugar de veraneo para las clases pudientes de la isla y poco después en un núcleo pionero del turismo internacional durante la I Guerra Mundial. Buena parte de esos primeros turistas extranjeros lo constituían los numerosos artistas que vinieron a Pollença atraídos por su luz y sus paisajes, y que primeramente se alojaban en fondas y pensiones, para pasar a ocupar después los primeros hoteles que se construyeron en la zona. Así, en los años 30 había ya siete hoteles que se habían construido con este fin. Esto motivó también una rápida modernización de Pollença, tanto la villa como el puerto, en los que el agua corriente llegó a las casas en 1934 unos meses antes que en Palma.


Eu Moll años 20, al fondo parece un mercado

Durante la Guerra Civil española (1936-39) la actividad turística mantuvo un cierto empuje, ya que a pesar del peligro bélico, la base de hidroaviones que hay en el Puerto de Pollença mantuvo en la zona a oficiales españoles, alemanes e italianos que se alojaban en los hoteles y tenían unas demandas agrícolas e industriales, a la vez que se realizaron inversiones públicas, sobre todo en la base de hidroaviones. Los turistas principalmente británicos que venían a esta zona fueron así sustituidos por los oficiales militares y todo el personal necesario para la actividad bélica.


Eu Moll se va haciendo grande

Pero tras el final de la Guerra Civil comenzó un periodo en el que la España de Franco apostó por la autarquía, lo que, sumado al estallido de la II Guerra Mundial (1939-45), paralizó la actividad turística en la zona, que no volvería a retomarse hasta los años 50, en los que regresaron los turistas y se retomaron las inversiones en el sector.


Años '50 Eu Moll se hace grande y el turismo mueve más dinero que la agricultura.

La época de mayor expansión urbana del Puerto de Pollença se registró en los años 60, en los que el incremento en la llegada de turistas se sumó al aumento demográfico, provocando un fuerte aumento en todas las industrias relacionadas con la construcción, especialmente de infraestructuras turísticas, así como en la actividad comercial.

De entonces hasta ahora el crecimiento del turismo ha crecido de forma imparable, haciendo de Pollença un lugar con un especial atractivo para todas las personas que visitan Mallorca.

Publicado por Sebas Bauzá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

El Plan General de Ordenacion Urbana de Palma de 1963

Este era el futuro previsto para Es Jonquet. A principios de los años 60, la ciudad de Palma estaba cada vez más poblada, el ...