30 de abril de 2018

Josefina Oliver tercera parte, viaje a Mallorca en el año 1903





Foto de la Ciudad de Palma desde el Terreno.
     
Josefina Oliver, realizó varios viajes a Mallorca, el primero en el año 1903; una visita breve, de una semana, a fin de conocer su familia mallorquina, la ciudad y sus alrededores, además Valldemossa, las cuevas del Drach, Inca... Llegaron tras veinte días de barco. El viaje era la luna de miel de su hermana Catalina y su marido Genaro García, quien ansiaba volver a ver a su madre, dejada en 1886, a los 13 años. Genaro invitó con el pasaje a Josefina, y su padre Pedro Oliver le regaló la estancia: eran otros tiempos…

La sorpresa que le dió su cuñado Genaro de invitarla a
recorrer por Europa en su viaje de Novios con Cata
         El vapor los dejó en Barcelona, donde pasaron unos días y luego fueron a Mallorca quedando encantados. Al volver a la Península, recorrieron Madrid, Sevilla, Córdoba y León para dirigirse, a Sena de Luna, en donde estrenaron una casa de piedra que Genaro hizo para su madre. Allí quedaron casi dos meses, de mitad de junio al 03 de agosto.
Luego siguieron por San Sebastián hacia Paris, donde pasearon una semana. Siguieron por Suiza a Como y a Gravedona, en donde visitaron al querido profesor de piano Nicola Justoni y su familia, siguieron a Milán un par de días y por último a Genova (Italia ), en donde embarcaron en el “Orione” para navegar durante veinte días hacia a Buenos Aires.


Genaro, Cata y Josefina, foto coloreada
días antes de coger el barco para
España
Josefina juega con el espejo, siempre
experimentando.
         Pero lo que a nosotros nos interesa es su estancia en Mallorca y aquí mi amiga de Argentina, Patricia Viaña, me ha enviado lo que escribió Josefina, que no tiene desperdicio, como que tardaron más de dos horas en llegar a Valldemossa, que fueron en tren a Manacor y que la tartana que les llevó a las cuevas del Drach tardó dos horas, esto a hoy en día son 10 minutos sin mirar más que la carretera, ellos disfrutaron del paisaje y de la isla de la calma.
                           

                              Bueno a continuación os paso el escrito de Josefina.


            De Barcelona a Mallorca   - JO Diario 3, pp. 196-204 - Mayo 1903 


      “Viernes 29- Nos levantamos á las 8 y pasamos la mañana arreglando los baúles y separando la ropa que pensamos llevar á Mallorca para donde vamos esta tarde. Después de almorzar dormimos un rato la siesta. Á las 3 me levanté, tomé un baño tibio y acabé con Cat. los preparativos de marcha. – Cenamos á las 6 en el hotel y á las 6 ½ partimos en un coche del hotel para el muelle. Tomamos el vapor Bellver que salió de Barcelona á las 7 en punto de la tarde. Poco después de marchar nos acostamos. En nuestro camarote de 4 personas hay dos señoras más, extrañas.
   
Puerto de Palma en el año 1903, vemos la farola antigua cuando el muelle llegaba hasta aquí, más al fondo se
encuentra la Riba(faro más moderno)
    Sábado 30
– Desde las 5 estamos despiertas. Á las 6 nos levantamos y á las 7 pasó el vapor frente al muelle de Palma de Mallorca. Subieron á buscarnos el tío Juan (Ripoll) y Juancito. Bajé del brazo del tío Juan, en el muelle nos esperaba toda la familia. Abrazamos á todos con el mayor cariño, estando muy conmovidos todos, llorando de alegría. Allí quedó resuelto que Genaro y Cat pararán en casa de la tía Isabel (Oliver de Salas), y yo en casa de la tía María (Oliver de Ripoll), no consintiendo de ninguna manera que fuéramos al hotel como era nuestra intención. En un coche fuimos todas las mujeres y luego llegaron los hombres á casa la tía María, donde se repitieron los abrazos y cariños y donde después de mostrarnos la casa tomamos un chocolate con ensaimadas y cuartos todo riquísimo. De allí salimos con las tías y primas y fuimos á ver la Catedral que es muy majestuosa y tiene muchos sepulcros antiguos, entre otros el de D. Jaime el Conquistador, y muchos altares muy bien adornados. Salimos y fuimos á un sitio llamado Miramar (Mirador), donde se disfruta de un lindo paisaje y volvimos al centro pasando por el Mercado. Entramos en la Iglesia del Socorro, donde estuvimos admirando el trabajo y arte del techo de una cúpula. Salimos y fuimos á casa de la tía Isabel en la calle Socorro 9. Allí vimos y besamos á Pepita (Salas Oliver). A la una del día Margarita (Ripoll Oliver) y yo nos fuimos para casa la tía María, ésta, del Socorro se separó de nosotros. A las 2 de la tarde comimos. En casa de la tía María tuvimos el gusto de conocer y saludar a Margarita Jaume, sirvienta que hace más de 50 años que está en la casa, y que quiere mucho á Papá. Después de un rato de sobremesa nos fuimos Margarita y yo á dormir la siesta. Tenemos un cuarto para nosotras y dormiremos juntas en una cama muy grande que hay. Su esposo Gabriel (Carbonell) hace más de un mes que está viajando por España. A las 5 nos levantamos sin haber dormido nada, habiéndonos pasado la siesta conversando animadamente. Nos vestimos y salimos de casa la tía Isabel. Conocí al novio de Isabel que también estaba, Ignacio Picornell. Tomamos un tramway y bajamos en el Terreno. En el tramway tío Juan me presentó á un profesor de Papá, Joaquín Botia. Fuimos á visitar la casa de D. Manuel Salas, cuñado de la tía Isabel, que está edificada á la orilla del mar. Los dueños están en Madrid y solo la ocupan en verano. Llevamos claveles y geranios del jardín. De allí nos llevó el tío Juan a un sitio que  le llaman Bonanova, que es un bosque de pinos, en un sitio alto, donde se respira un aire aromatizado. Para volver á la Ciudad tomamos un tramway. Paseamos un rato por el Borne donde se ve mucha gente. Entramos en Can Bartolo (Bar Oriental), donde tomamos helados de frutilla y naranja con ensaimadas y cuartos. De allí nos llevó el tío Juan al Círculo Mallorquín que es un club de mucho lujo, cuyo edificio es á todo costo, y adornado y amueblado ricamente y con arte. Visitamos todas las dependencias, gustándonos sobremanera el salón de baile. Volvimos todos á la casa de la tía María. En la puerta me despedí de la tía Isabel y muchachas hasta mañana. A las 10 ½ cenamos sopas á la Mallorquina. A las 11 nos retiramos á acostar Margarita y yo. Hasta las 2 de la mañana estuvimos conversando en la cama.
   
Ya lo dice Josefina "Club de regatas"
    Domingo 31
- Nos levantamos Margarita y yo á las 10. A las 11 salimos para la casa del fotógrafo Ribas con mi maquinita para que le pusiera placas nuevas. Por el camino nos vió Nadal que estaba en un café y salió corriendo á saludarnos. Nos acompañó y entró en casa del fotógrafo, quedando la máquina á su cargo, y diciéndome que él se cuidaría de cargarla y enviármela. Salimos juntos despidiéndose de nosotros en la calle. Fuimos á oír misa de 12 en Santa Eulalia, en donde nos encontramos con la tía Isabel y su acompañamiento. Salimos todos concluida la Misa y Margarita nos llevó á mostrarnos su casa que es muy mona y muy adornadita. Tocamos el piano Cat. y yo, y Margarita cantó una romanza acompañándose ella y otras le acompañé yo. Nos mostró sus vestidos y parte del ajuar de novia. A la 1 nos despedimos de los de casa de tía Isabel y fuimos á casa la tía María á comer. La siesta la pasamos Margarita y yo como ayer, conversando. A las 5 salimos juntándonos con los de casa tía Isabel, incluso Picornell; fuimos al paseo del Muelle (Paseo de la Riba) que está concurridísimo, al volver dimos algunas vueltas por el Borne y entramos como ayer en Can Bartolo á tomar helados. Allí me presentaron varios parientes lejanos, hijos de primos de Papá. Fuimos á casa á quitarnos los sombreros, y en cabeza fuimos al Teatro Principal que es muy bonito y grande. Nos repartimos en dos palcos bajos que tomó Genaro y oímos un concierto vocal dado por el Orfeón Mallorquín. El teatro está lleno no viéndose una señora con sombrero. Juancito que está en mi palco nos hace reír con los comentarios que hace de la música. A las 11 ½ volvimos a casa. Cenamos y nos acostamos.
Carros típicos junto a las murallas con calzada de barro

Junio 1.903

           Lunes 1º-  Nos levantamos á las 6 de la mañana el tío Juan, Margarita y yo, y salimos. Abajo en la puerta de la calle nos esperaban en un coche - tartana, Genaro; Catalina; Juanita; Isabel; y Picornell. Subimos nosotros también y nos fuimos para Valldemosa por la carretera, pasando por sitios muy bonitos. Después de una hora de camino, bajamos en un mesón y en la puerta de él, comimos coca, ensaimadas y cuartos. Subimos de nuevo al coche y seguimos viaje. Durante el trayecto hasta llegar á Valldemosa llovió un poco, y se despertó un frío muy vivo. Llegamos como á las dos horas de haber salido á la Cartuja, donde entramos guiados por una mujer. Visitamos la iglesia, donde vimos con admiración un aparato que usaban los cartujos para entenderse. En la sacristía vimos cosas antiquísimas, y un cuadro de reliquias de santos. Los muebles, riquísimos, adornados de diferentes maderas embutidas. Visitamos parte del claustro y el departamento que fue del prior, en la actualidad alquilado a una familia. Salimos de la Cartuja y seguimos viaje en el coche hasta llegar á las Mirandas del Archiduque. Bajamos aquí, y admiramos las vistas sin igual que se disfrutan desde las diferentes miradas. El camino es penoso y á cada paso Margarita y Catalina se detienen fatigadas. Encontramos á menudo asientos de piedra para descansar, que aprovechamos para disfrutar el paisaje con toda calma. Todo está amenizado con las sabias disertaciones del tío Juan, oportunas al momento y al sitio. Bajamos á una ermita donde está una estatua de San Ramón Lulio. En la pared grabé el nombre de Margarita y el de Juanita y el mío encerrado en un corazón.- Subimos de nuevo la montaña y como á las 3 de la tarde nos sentamos en un sitio precioso y altísimo y comimos al aire libre coca; empanadas de carne y de pescado; carnero asado; aceitunas; chorizos y sobrasada, después de lo cual descansamos como una hora en el mismo sitio. De allí fuimos á Es ermitaño, uno de los ermitaños nos dio un escapulario á cada uno de nosotros. Bajamos á buscar el coche, engancharon y volvimos á la ciudad á donde llegamos ya de noche. Bajamos todos en casa de la tía María. Encontramos á Pedrito Amer, un niño muy simpático, sobrino del tío Juan, que va á vivir en la casa hasta que pasen los exámenes; tiene 13 años (murió á los 15 de tifus). Vinieron de visita D. Juan Colomar, primo hermano de Papá, quién el día que llegamos también estaba en el muelle esperándonos. Hoy trajo sus tres hijos para que los conociéramos; José que le da por ser cura; Antonia que es preciosa, parece gemela de María Atienza y Margarita, muy viva e inteligente. Genaro y Cat con Juanita e Isabel se fueron á cenar á casa de la tía Isabel. Á las 11 cenamos nosotros. El tío Juan Colomar y sus hijos quedaron mientras cenábamos, despidiéndose poco después. A las 12 nos acostamos.
     
Visita al Terreno y Porto Pí
     Martes 2
- A las 7 de la mañana salimos la tía María, Margarita, Juancito y yo. Fuimos á la estación á tomar el tren para ir á Manacor. En la estación nos juntamos con la tía Isabel; Genaro; Catalina; Juanita; Isabel y Picornell. También hasta un pueblo cerca de Manacor va un joven amigo de las tías, farmacéutico de Porreras; y cuyo recuerdo, manera de hablar, accionar, etc, ha sido evocado á cada rato por Juancito y las muchachas para hacernos morir de risa. Tuvimos que ir separadas, pero á cada estación nos visitábamos por turno. Yo voy con Juanita y la tía María, y los novios, y en otro wagon van los demás, con el farmacéutico de Porreras. Pasamos por Inca entre otros muchos pueblos. Compró bizcochos Genaro, que comimos en el tren y en Santa María, agua.- Después de dos horas de tren llegamos á Manacor. Allí en dos coches que nos esperaban nos repartimos y subimos en el que iba yo: el cochero, y dos guías de las cuevas en el pescante; dentro, la tía María; tía Isabel; Margarita; Juanita; yo; y Juancito. Apenas nos hubimos instalado cayó una lluvia torrencial que duró como media hora, sin que esto nos impidiera seguir camino. Habiendo parado la lluvia, empezó Juancito á hacer señales al otro coche, sacando el sombrero en el bastón; contestó Genaro sacando un zapato; sacó Juancito un pañolón de las tías; y Genaro una rama de un árbol y así siguieron los dos, un buen rato.
 
     Juancito se lució en esta telegrafía, sacando dos sombrillas abiertas, los almohadones del coche; y por último un muñeco que hicimos él y yo, sujetándole mis impertinentes á la cara. – En esta jarana pasamos dos horas que hay desde Manacor á un mesón que hay cerca de las cuevas, á donde llegamos á las 12 del día. Bajamos en dicho mesón, nos sacamos los sombreros, remangamos las polleras, y salimos todos, con los guías para las cuevas del Drach, dejando encargado en el mesón un buen almuerzo para las 2 de la tarde. Para llegar á las cuevas ó grutas del Drach caminamos como unas 8 ó diez cuadras á pié, pasando por una playa. Llegamos á ellas y acompañadas de los guías nos internamos, maravillándonos a cada paso de las bellezas que descubrimos. Cuando el sitio por su hermosura lo requiere encienden los guías luces de bengala, que hacen tomar proporciones fantásticas á todo lo que nos rodea. Después de dos horas de exploración y de haber visto salas, salones, lagos, etc, bautizado todo con nombres como el baño del Sultán, el lago de las delicias, la sala de las maravillas, y sin haber visto la mitad de lo que hay que ver, salimos al aire libre y nos encaminamos al mesón á comer, haciéndolo todos con mucho apetito.  A las 3 nos preparamos y volvimos á subir á los coches. Esta vez íbamos en el pescante, Margarita, yo y el cochero un viejo muy listo que nos hizo morir de risa con sus ocurrencias. Dejamos nuestro nombre en el libro de visita de las cuevas.- Después de las dos horas de coche, llegamos á Manacor, pasamos por en medio de la ciudad y fuimos á la estación donde tomamos el tren para Palma. A la vuelta cantando coros, les enseñamos el chau, chau, que les gustó mucho. Genaro discurseó en italiano, y era tal el estrépito que armamos qe Juancito á cada estación se asomaba queriendo venir con nosotros, recibiéndolo nosotros con burlas y no dejándole entrar. A las 8 llegamos á Palma. Estaba en la estación el tio Juan y Pedrito Amer esperándonos.- Sin entrar en casa nos llevó el tío Juan á todos nosotros […] á la calle de Yeseros; frente á la casa en que nació Papá; allí estuvimos frente á la puerta más de media hora, oyendo al tío Juan, contar cosas del abuelo […] nosotras cinco fuimos á La Sang. Vimos los ex votos y subimos hasta al lado del Cristo. Visitamos otros altares, y salimos. Íbamos á pié, caminando muy despacio, viendo y parándonos en los portales de casas grandes, antiquísimas. Tomamos por la calle Colón, luego por la Rambla y nos dirigimos para casa. Antes de entrar en una librería de enfrente compré una colección de tarjetas postales. Al llegar mandamos á Papá, Manolo, Mercedes y Pepe firmadas por todos. Se fueron la tía Isabel y Juanita é Isabel; quedando esta noche á cenar con nosotros Genaro y Cat.- A las 12 se fueron para casa tía Isabel acompañados del tío Juan. Hasta la 1 de la mañana estuvimos […] riéndonos del farmacéutico de Porreras.
   
       Miércoles 3- Nos levantamos á las 10. Llovía suavemente. A la una fuimos á comer á casa del tío Colomar, el tío Juan también viene con nosotros, fueron también Genaro, Cat y Juanita. Tiene el tío Juan una casa grandísima muy bien alhajada. Contamos cinco salas de recibo. Tocamos el piano y saqué algunos grupos fotográficos. A las 2 bajamos al comedor, sirviéndonos diez ó doce platos, todos mallorquines, por dos sirvientes, muy bien presentados, la mujer vestida de payesa. A las 4 terminó el banquete; á esa hora en dos coches fuimos á Son Rapiña. Yo iba con el tío Juan Colomar, sus dos hijas que son cariñosísimas conmigo, bajamos unos minutos y nos llevaron á un sitio para que viéramos un paisaje bellísimo. Volvimos al coche y fuimos á Son Quint que es una posesión que pertenece á la esposa del tío Colomar. Saludamos á los dueños de la casa que son muy sencillos y amables.- Toqué Boheme, pues encontré la partitura entre las músicas, y Margarita cantó. Luego Pepito, el primo que le da por el misticismo tocó en un órgano boleros, malagueñas y bailes mallorquines. A las 7 nos despedimos de los de la casa y volvimos á Palma. […]
 Jueves 4- Nos levantamos á las 10. Saqué unos grupos en casa la tía María.- A la 1 fuimos á comer en casa de la tía Isabel.- Pedro (Salas Oliver) está siempre en Mahón desde que entró en el ejército. Al final de la comida fue la tía María. Saqué más fotografías allí.- A las 5 volvimos á casa de la tía María á cerrar los baúles y hacer los últimos preparativos. Estaban ya allí el tío Colomar con sus hijos. A las 6 en dos coches nos fuimos después de despedirnos de Margarita Jaume y de la otra sirvienta, dejándolas llorando á las dos. Antes de llegar al muelle bajamos y entramos en la Lonja, dando un ligero vistazo a todo alrededor. De allí, al muelle en donde nos embarcamos en el vapor Lulio.- Estaba Picornell también. A todos despedimos con champagne, haciendo votos para reunirnos de nuevo dentro de poco tiempo. En el momento de separarnos, lloramos todos con ganas, siendo Juanita y Margarita las más inconsolables. Las tías también lloraban y no se decidían á bajar; y las hijas del tío Colomar también lloraban á moco tendido. Quedaron todos en el muelle haciéndonos señas con los pañuelos.- Juancito para distraernos y hacernos reír, desde el  muelle imitaba al farmacéutico de Porreras. Hasta que el vapor dio una vuelta y quedaron todos tapados por otro barco estuvimos haciéndonos señas. El Sr. Ramis también nos fue á despedir muy cariñoso. Este Sr, que es pariente también, me lo presentaron el primer día que llegamos. El movimiento de este vapor es horroroso, Cat se descompuso enseguida, nos acostamos inmediatamente. Hoy nos toca un camarote general, de Señoras de 1ra clase. Una de ellas gritó, toda la noche mareada, que se moría.- Casi es difícil no caer de la cama á fuerza de sujetarnos de los barrotes nos conservamos sin caer.-
Sa Feixina con desfile militar, la parroquia de Santa Cruz y parte del Baluarte de San Pere.
         
             Viernes 5 – A las 5 de la mañana nos levantamos quebrantados. A las 6 llegamos á Barcelona.”
       

                  El texto está copiado literalmente como lo escribió Josefina Oliver.





Excursión a Miramar, sentadas descansando de la caminata.





Esta foto salió desenfocada, pero están caminando por Miramar
junto a Sa Foradada



Foto de las cuevas del Drach




Esta foto que sale Cata con la piel de un oso, tienen indagadas a la familia, pues todos opinan que es en una casa de Palma y me preguntan si alguien conoce esta casa por la piel del oso.







Todas las mujeres llevan el mismo peinado, se ve que la moda de peluquería se llevaba tanto en Argentina como en España.


Sé que no tiene nada que ver con Mallorca, pero en ella paso Josefina dos meses para luego ir a Francia y a Italia





Portada de la lista de pasajeros del
barco italiano Orione dirección Buenos Aires
Lista de pasajeros del barco Orione con los detalles que le
puso Josefina a cada uno de ellos

























     Si quereis tambien podeis ver la primera y segunda parte de la vida de Josefina Oliver

https://fotosantiguasdemallorca.blogspot.com.es/2018/04/josefina-oliver.html
https://fotosantiguasdemallorca.blogspot.com.es/2018/04/josefina-oliver-2-parte-vida-y-obra.html


Publicado por Sebas Bauzá.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

El Plan General de Ordenacion Urbana de Palma de 1963

Este era el futuro previsto para Es Jonquet. A principios de los años 60, la ciudad de Palma estaba cada vez más poblada, el ...