8 de abril de 2019

La Estación Radiotelegráfica de Sóller

 - Por Lorenzo Miró.

Los orígenes de la radiotelegrafía (sin hilos) se remontan a las investigaciones de James C. Maxwell, que descubrió un comportamiento de la energía electromagnética similar a un haz de luz, y por tanto, capaz de ser reflejada por objetos metálicos y viajar a gran velocidad. Heinrich Hertz daría solvencia empírica a las teorías de Maxwell enviando desde un oscilador una onda electromagnética que fue recogida por un alambre receptor a modo de antena. Y siendo él quien demostraba la tesis, decidió llamar a las radiaciones ondas hertzianas y el pobre Maxwell se quedó sin gloria por culpa de un exceso de abstracción.

Después llegaría Marconi, que haciendo acopio de todo el trabajo emprendido en el campo de las ondas hertzianas, construyó un aparato transmisor y otro receptor y resolvió el problema de la frecuencia o equivalencia de las ondas con la ayuda de un sintonizador. Luego probó su invento y fue capaz de transmitir un mensaje desde un barco a la costa salvando una distancia de 15 kilómetros. Poco después llegaría la gran prueba: 3.500 kilómetros a través del Atlántico, enviando como mensaje la letra «s» en morse.  El 10 de abril de 1899 tenía lugar en Sevilla el primer ensayo del telégrafo sin hilos en España.

El radiotelégrafo abría un nuevo panorama dentro de la comunicación, pero su aplicación en la mensajería se vería reducida por el éxito anterior del telégrafo eléctrico (con cables) que se había extendido de forma masiva por la Península. A principios del siglo XX España contaba con 32.494 kilómetros de red telegráfica y 1.491 oficinas, incluidos dos cables submarinos que conectaban Tarifa con Ceuta y el triángulo Mallorca-Menorca-Ibiza con Jávea (Valencia). La radiotelegrafía se implantó en España a partir de 1905 y fue necesario emprender el levantamiento de toda una infraestructura de estaciones y repetidores como el que vemos en esta foto postal de la estación radiotelegráfica de Sóller en 1913. Las estaciones costeras españolas contando la de Mallorca eran: Barcelona (Prat de Llobregat), Cabo de Gata (se proyectaba su traslado a Alicante), Cádiz, Tenerife, Las Palmas, Vigo y la Central de Madrid (Aranjuez). Total 8, que sumadas a las 34 navales, suponía que en España había un total de 42 estaciones (sin incluir las estaciones militares o instaladas en el Ministerio de la Guerra.)
.










1 de abril de 2019

La desaparecida iglesia de Sant Antoniet de Sa Porta



Sant Antoniet de Sa Porta

Sant Antoni de Viana y Sant Antoni de Padua, más conocido por Sant Antoniet de sa Porta, fueron dos de los antiguos hospitales mallorquines que funcionaron independientemente hasta su inserción en un Hospital General, bajo la advocación de la Sangre de N.S. Jesucristo, para los mallorquines, lisa y llanamente La Sang, construido en un lugar preeminente de la ciudad llamado después S’Era de s’Hospital, y en donde hoy todavía continúa.

Ambas denominaciones, Sant Antoni de Viana y Sant Antoniet, a menudo se confunden y sus respectivos templos también. Y ello porque en ciertos momentos de su historia, sus actividades fueron más o menos comunes, sobre todo en remediar, o intentar remediar, el llamado mal de foc o foc de Sant Antoni, enfermedad terrible y devastadora por entonces, y que hoy identificamos como la producida por el cornezuelo del centeno, que tantos estragos producía entre una población mayormente foránea, que mezclaba harina de centeno —de ségol— con la de otros cereales, en la corriente elaboración del pan. Entonces nadie podía suponer que el mal, el origen del mal de foc, estaba en el mismo pan de cada día, eso sí, misteriosamente escondido.

Otro motivo de confusión entre ambas citadas denominaciones está en el hecho de que los dos hospitales fueron regentados simultáneamente por la misma comunidad antoniana, de religiosos, sacerdotes y frailes legos, presididos por un “comendador”. Esa orden se institucionalizó en el hospital e iglesia de Sant Antoni de Viana (en la calle de San Miguel, de Palma) pero durante varias centurias tuvo agregada la de San Antonio de Padua, o sea Sant Antoniet de Sa Porta, con unas casas colindantes, que las utilizaba asimismo como hospital.

La agregación, en los documentos

En el año de 1502, el convento de San Antonio de Padua fue agregado a la casa hospital de San Antonio de Viana. Ambos conventos bajo el mando de un mismo superior.

En el año de 1564, para poder dar albergue a las monjas del Puig de Pollença (que fueron obligadas a establecerse en el recinto de la ciudad) en el convento de San Antonio de Viana, los religiosos antonianos se instalaron en el de Sant Antoniet de Sa Porta, y así permanecieron durante once años, hasta que las monjas se trasladaron al propio que fundaron en la calle de la Concepción.

Algunos documentos precisan que las iglesias de San Antonio de Viana y San Antonio de Padua, estuvieron unidas a partir del 14 de marzo de 1502 (primo diae idus marcii, 1502) en que el Papa Alejandro VI expidió bulas apostólicas por las que hacía gracia de ambas iglesias al Rvdo. Pedro Puig.

En cierto momento protestaron contra los privilegios de San Antonio de Padua los franciscanos y hubo un juicio contradictorio en Roma donde es dictada sentencia favorable a los antonianos, el 14 de octubre de 1672.

Y sendas sentencias de 27 de setiembre de 1673 y de 28 de febrero de 1678 resolvieron a favor de la iglesia de San Antonio de Padua el estar unida a la de San Antonio Abad y sometidas ambas al ”preceptor” o "comendador” de los antonianos con los mismos privilegios, y lo relativo a la exclusividad de ciertas limosnas.

Del libro “Memoria de los Diffunts enterrats en nostres iglesies de St. Antoni de Viana i de Padua” (1622-1737) se deduce que se daba sepultura en ambas iglesias simultáneamente.


Sant Antoniet, olvidado y confundido

Nos mueve a ello el completo olvido en que ha caído dicho templo ciudadano, así como el hecho acabado de apuntar de que se dé a la iglesia, claustro y edificaciones modernas construidas en lo que fue solar del hospital de Sant Antoni de Viana el título equívoco de Sant Antoniet. Y, eso, aún en los días que corremos, y cuando Sant Antoniet lleva más de un siglo derruido.

Derribo de Sant Antoniet en el año 1909
Efectivamente, desapareció por la acción de la piqueta demoledora, al mismo tiempo que el baluarte y lienzo amurallado y puerta que llevaba su nombre, en el conjunto defensivo palmesano, y lo hizo sin apenas dejar rastro escrito; sólo unas leves noticias encontramos en historiadores, como Furió, Quadrado y algunas pocas alusiones más en otros; muy pocas referencias, en cuanto a su exacta situación en el interior de la vieja Palma, y mucho menos detalles constructivos o arquitectónicos, fecha de construcción, dimensiones, etc., etc.


Sin embargo, sí hay alguna constancia gráfica, si no muy abundante, la necesaria para que pueda arrojar alguna luz sobre el asunto que hoy nos ocupa: la iglesia de Sant Antoniet

Otra iglesia, anterior

Su misma denominación, Sant Antoniet de Sa Porta, ya nos da un indicio de su ubicación: en las inmediaciones de la Porta de Sant Antoni, del reducto amurallado. El plano de Garau (1644) nos lo señala con indicios; los de François de Bezin (1715), Simon Poulet (1727), Muntaner (1831) o Fracisco Coello (1851), ya claramente. Y es que, en el año 1644, en aquel hermoso plano palmesano, no podía figurar la iglesia que hoy nos ocupa, por la simple razón de que no existía. Pero sí en cambio otra, gótica, derruida a causa de su mal estado y vejez. Y sobre su solar, construida después, en fecha que no conocemos, la que pretendemos describir.

La anterior iglesia,
en el plano de Garau 1644
La iglesia dee Sant Antoniet,
 en el plano de Brockhaus 1882

Ya he aludido a los pocos detalles escritos que nos quedan. Furió, en su “Panorama óptico-histórico-descriptivo de las Islas Baleares” se refiere a ella, cuando nos habla de Sa Porta de Sant Antoni, lugar bullicioso, de trabajo y juerga, en uno de cuyos vértices, el nordoriental, sitúa la iglesia.




Efectivamente, daba frente a la ciudad y su ábside a un a modo de jardincillo por el que se podía ascender directamente a la muralla; es decir, al baluarte del nombre de su advocación.

La nueva iglesia

¿Cuándo fue construida sobre el solar de la primitiva la iglesia nueva? Los autores no están de acuerdo. Para unos, en el siglo XVI; para otros, en el XVII y aún en el XVIII. Lo más probable es que lo fuera hacia 1670, afirmación que puede tener visos de seguridad si advertimos que ciertos detalles constructivos son semejantes a los de la iglesia del Socos, que fue bendecida un año anterior (1669). También, una y otra iglesia —según Quadrado— se libraron de una misma desgraciada moda: de su estucado y blanqueado. Ambas dejaron vistas las piedras de sus arcos, de sus bóvedas y de sus paredes interiores y exteriores.

Para Quadrado se trataba de una iglesia severa; Pere d’Alcántara Penya, no le concede ningún relieve. No da su opinión Furió. Aunque sin ser una obra importante, tenía suficiente interés para conservarla.

¿Dónde la situaríamos ahora, aun habiendo cambiado el barrio tanto durante el último siglo? Pues entre la prolongación de la calle del Sindicato y la calle de José Anselmo Clavé antigua del Matadero y para precisar más aún entre la sucursal de “Bakinter” y el conocido y popular, y también desaparecido, café Ca’n Maganet (actualmente creo que hay un tatuador y una peluquería).

Comparativa con el lugar que ocupaba la iglesia de Sant Antoniet de sa Porta y la situación actual,
visto desde la calle Sindicat.

En un barrio pobrísimo

Por sus días, Sant Antoniet estaba en un barrio pobre, pobrísimo; rodeado, de una parte, por la muralla y, por otro, de una telaraña de calles y callejas de las que aún nos quedan restos para su comparación: Calle de Josep Anselmo Clave, Ses Corralasses, final del mismo Sindicato y otras cuya denominación se conserva, como la de la Justicia. Calles que ni por asomo conocían el empedrado y que en verano estaban llenas de polvo y en invierno eran un cenagal. La más importante de aquel barrio, era la llamada Ample de la Mercé.

Parte posterior de la iglesia de Sant Antoniet, vista desde el baluarte del mismo nombre

Sumaria descripción del templo

Lo podemos describir, ayudándonos de los elementos gráficos indicados, de algún dibujo (como el que publica Luis Salvador en su “Die Stad Palma” y sobre todo de un plano importante; esto es: la planta, el dibujo de fachadas y alzados que realizó Bartomeu Ferrá.

Ferrá realizó ese trabajo, que firmó en febrero de 1902, porque sospecharía que no le quedaban a aquel templo muchos días de vida, toda vez que, a punto de iniciarse el derribo de las murallas, la piqueta —dada su situación— se la llevaría inevitablemente por delante. Como así aconteció.

              En los alrededores de Sant Antoniet                                              Dibujo de la iglesia
                      Arxiduque Luis Salvador                                     Aportación de Juan de sa Gerra (FB)
          Die Stad Palma (La ciudad de Palma)

Se trataba de una construcción de estilo neoclásico, de unos 15 por 26 metros, de una sola nave con bóveda de cañón y capillas a cada lado, en número de cuatro, que también estaban abovedadas. Bóvedas que sostenían, con las del techo de la nave principal, unas columnas pseudojónicas. Sobre esas capillas, más bajas que la nave, corría un a modo de andador, que podía hacer las veces de tribuna, mediante las ventanas con celosía que se abrían al templo. Este pasillo comunicaba con el coro, situado sobre el portal mayor, con barandal de cerámica abalaustrada, según la moda del momento. Tenía su púlpito instalado en la columna entre la segunda y tercera capilla del lado derecho entrando. También su rosetón, en el centro de la fachada principal, compuesto por cristales en forma de dos cuadrilongos superpuestos.

Exteriormente, su arquitectura era sencilla. Y a su fachada, un tanto desproporcionada, parece faltarle algún elemento. Tal podía ser otro campanario semejante al que era de ver en su parte derecha, de planta octogonal con cuatro nervaduras regularmente repartidas en su cuerpo, la torre de las campanas, abierta y protegida por un tejadillo que sostenía, a su vez, ocho columnas. Poseía una sola campana.

Sobre el portal mayor, limitado por unas sencillas columnas jónicas, es de ver una hornacina con la estatua de un santo, que debía de ser la de su titular, Sant Antoni de Padua. Adosada a la fachada, y a continuación del campanario, que salía de dicho plano algún tanto, es de ver una casa: era la que en los últimos tiempos ocupaba el ”custos” o encargado del templo.

Interior de Sant Antoniet de sa Porta desde el portal mayor

Ornato interior

En ornato interior tenía pocas cosas notables, al decir de los autores que han aludido a dicho templo, como no fuera la capilla de la Natividad, con un belén con figuras de mérito y gran tamaño. En la fotografía es de observar el retablo del altar mayor, y a uno y otro lado parecen descubrirse dos pinturas que no se pueden identificar. Ese retablo es del mismo estilo que la iglesia, con un nicho en el que aparece la imagen del seráfico de Padua, con un camarín practicable y sobre él un remate con otra imagen, que bien pudiera ser un San Sebastián. Tuvo, desde luego el templo antiguo un retablo importante, según se deduce de los restos que nos han quedado: el San Jorge, obra de Francesc Comes, en un tiempo en el Museo de la Arqueológica Luliana y hoy en el de Mallorca, obra preciosa de la pintura medieval mallorquina.

Interior de Sant Antoniet de sa Porta en el que se observa el portal mayor y el coro

Una prerrogativa del prior (S. XV y XVI)

Es curiosa, y al mismo tiempo tiene tintes de tremenda tragedia, la distinción otorgada al prior de la iglesia de Sant Antoniet (eso en el siglo XV y XVI) de poder salir en solemne procesión del templo que nos ocupa, el Miércoles Santo, e ir hasta el Pont d’Inca y en ocasión de que estuvieran expuestos al público los restos de algún ahorcado, (como era costumbre hacerlo precisamente en aquel lugar), recogerlos para darles después digna sepultura, todo ello de acuerdo con privilegio real de 1480.

El popular belén de «Sant Antoniet»

Por los días del ciclo navideño se montaba en el descrito templo un belén que fue, en la ciudad, muy popular y visitado.

Se trataba de uno de esos grandes nacimientos con bello y esculturado misteri con figuras de tamaño casi natural, pastores del país y escenas de movimiento en la línea de la tradición betlemística mallorquína.

Se conocen detalles del expresado nacimiento por un artículo que publicó el folklorista Antonio Pol, dedicado a su amigo Santiago Rusiñol en el primer tomo de la segunda edición de su obra “De Mallorca” editado en 1929.


Bibliografia: PANORAMA BALEAR - "Sant Antoniet de Sa Porta" de Luis Ripoll
Publicado por Pep






17 de febrero de 2019

Carteles de Plazas de Toros de Mallorca

Por Lorenzo Miró.



- CARTELES DE PLAZAS DE TOROS -
   Archivo Biel Pomar

Y empezamos una nueva carpeta en los álbums de FAM. Esta estará dedicada como su nombre indica a la publicación de carteles de plazas de toros de Mallorca. Tendremos carteles de todos los coliseos de Mallorca desde el siglo XIX hasta mediados del siglo XX. Verdaderas joyas gráficas en diseño y color que unos sabrán apreciar y otros denostarán como es habitual en estas cosas taurinas.

Serán más de 600 carteles que iremos subiendo a lo largo de los próximos años, fruto del coleccionismo de nuestro amigo y seguidor, Biel Pomar, que altruistamente nos lo ha cedido para su publicación. Por aquí pasarán originales carteles de corridas con niños toreros, mujeres torero, toreros negros, toros contra leones, contra mástines y un sin fín de espectáculos de aquella época.

Para empezar, aquí os dejo el programa de mano de la inauguración de la nueva plaza de toros que construyó Gaspar Bennazar -y cuyo promotor fue José Tous Ferrer- que aconteció el 21 de julio de 1929 y algunos más.










2 de enero de 2019

La pelicula maldita del franquismo, "El Crucero Baleares"



En la noche del 5 al 6 de marzo de 1938 se hundió el Crucero Baleares, este hecho mereció una película  que jamás llegó a  estrenarse, en lo que fue el caso más fulminante de autocensura del franquismo.

Por Lorenzo Miró


Cartel de la película "El Crucero Baleares"
Entre las producciones cinematográficas de posguerra española, no podía faltar una película sobre la gesta del crucero "Baleares".  Según Román Gubern, se atribuye la factura  del  film, además de los fines propagandísticos,  con el fin de “obtener buenas posiciones ante la competencia del cine alemán en España”.

    En 1940 la distribuidora cinematográfica Radio Films, filial de la RKO americana, bajo la marca ARTE FILMS,  decide llevar el asunto al cine, bajo la dirección del mejicano Enrique del Campo  y con argumento y guión literario de Antonio Guzmán Merino. El propio Director General de la empresa en España,  Emilio P. D. de Argüelles,  justificó la realización de la película: « conceptuábamos que el crucero Baleares es el sublime episodio naval de la Cruzada española, equivalente al que para el Ejército de tierra es el Alcázar de Toledo».
 

En octubre de ese mismo año comenzó el rodaje, que duró hasta principios de marzo de 1941. Los interiores se rodaron en Madrid, los exteriores se rodaron en Vigo, el Ferrol, Cádiz, San Fernando y Cartagena. Todas las escenas que transcurren en el "Baleares" se hicieron en el mejor escenario imaginable, su gemelo el "Canarias". Se aprovecharon escenas de maniobras de la Armada que se desarrollaban en aquellas fechas, e incluso se incluyeron escenas de la batalla naval de Jutlandia (primera guerra mundial) que intercaladas en las escenas bélicas, le daban gran realismo. Además, el Ministerio de Marina puso a disposición de la realización de la película varios destructores y torpederos del bando republicano, que aún estaban en servicio. La propia  Armada designó un delegado que tutelaría la producción  «no sólo ya en el guión previo, sino a lo largo de todo el rodaje de la película».


Programa de mano
La parte final de la película, el ataque y el hundimiento del "Baleares" se simuló con cinco maquetas de barcos que costaron 25.OOO ptas. cada una (estamos en el año 40, recuérdese) que se filmaron en una piscina de Barcelona con el mar al fondo, consiguiendo una sensación de realidad asombrosa para lo que eran los medios técnicos de la época. La escena del hundimiento se llevo a cabo, soldando una reproducción de media cubierta del crucero que, arrastrada por un submarino, reprodujo los últimos momentos de agonía del buque cuando la marinería canta el "Cara al Sol" y lo abandona. Como anécdota mencionar que el dueño de los estudios,  Serafín Ballesteros, donde se rodaron parte de las escenas del film, presentó un pleito a Radio Films por impagos de gastos contraídos por la realización de la película. La producción presupuestada inicialmenteen  800.000 pts.,  alcanzó la cifra final  de tres millones.

 
Acabada la producción, se anunció su estreno para el sábado de gloria 12 de abril en las principales ciudades de España, entre ellas Palma de Mallorca (se iba a estrenar en el cine Born). La censura del Estado había aprobado el visionado del filme, los periódicos habían anunciado el estreno, se había invitado a los supervivientes de la tragedia, elaborado la cartelera y programas  anunciando el film, cuando de forma sorprendente, dos días  antes del estreno, al final de una proyección privada que se había llevado a cabo en el Ministerio de Marina para un grupo  de jefes y oficiales, se acordó su prohibición, «sin paliativos ni atenuantes», ordenándose la recogida y destrucción del negativo y de todas las copias.


Programa de mano
 La película fue suspendida oficialmente por el Departamento Nacional de Cinematografía mediante una Orden telefónica del Subsecretario de Prensa y Propaganda. No se dio una explicación oficial, de lo que se convirtió en uno de los ejemplos de autocensura más drásticos de la España de postguerra. Se la calificó como contraria «a los intereses nacionales». Los motivos que se apuntaron fueron varios, la baja calidad de la película; excesiva importancia de la parte frívola de la película que contrastaba negativamente con el drama; no se reflejaban del todo correctamente los hechos ocurridos, etc... Según el investigador cinematográfico Carlos Fernández Cuenca, que ha investigado el asunto, las causas fueron varias:


Programa de mano
" En primer término, parece que la película carecía de los méritos que debieran corresponderle. Enrique del Campo trabajó con entusiasmo, pero sus dotes creadoras no eran muchas y empequeñecieron los momentos más prometedores, como la rebelión de la marinería y la muerte heroica de sus víctimas y como el ápice espectacular de la última secuencia. Más de la mitad del guión reducíase a vulgar comedieta de amores y amoríos con inadecuadas situaciones sainetescas. Se estimaba, en general, que la cercanía del triste suceso, considerado por algunos como consecuencia de un error de táctica, aconsejaba no tratarlo todavía, y menos en la forma superficial con que la película lo presentaban. Prevaleció  el criterio de la inoportunidad y de la insuficiencia temática. Y se acordó y se mantuvo la prohibición." 

Nunca podremos ver la película y juzgar nosotros mismos, debido a la censura y a la total destrucción de copias ordenada por el Estado Mayor y, a pesar de que en la época se intento, infructuosamente,  rehacer la misma. Lo que sí quedará para la historia y el recuerdo será el dramático  hundimiento del Crucero Baleares sobre el que existe en nuestro archipiélago la intención de producir un documental y desde Madrid hay otra iniciativa para bajar cámaras submarinas y filmar los restos del hundimiento.


Uno de los escasos fotogramas de la película que se salvaron

ARGUMENTO:
Tras unas pinceladas del ambiente de propaganda revolucionaria entre la marinería de Cartagena, se pasa a un baile en la Comandancia General de Marina, al que asiste un delegado del gobierno que pide a los jefes y oficiales de la Escuadra, ante el clima de inquietud que vive España, el apoyo incondicional a la República; ellos le contestan que defenderán a la Patria. Se plantea la cordial rivalidad entre los tenientes de navío Alarcón y Henestrosa por el amor de Elena hija del Vicealmirante. Este llama a Henestrosa y le encarga que lleve a el Ferrol un mensaje urgente y reservado, acompañando en el viaje a su esposa y su hija, que van invitadas por su amiga Ermelinda, una señorita remilgada y cursi, que trata de coquetear con los oficiales.

Estalla la sublevación del 18 de Julio, y "El Rubio" y "El Responsable" dirigen la rebelión de la marinería y los asesinatos de jefes y oficiales; entre las víctimas está el vicealmirante; el Teniente Alarcón es también arrojado al mar con las manos atadas, pero le salva el marinero apodado "Zafarrancho", que se tira tras de él y le corta sus ligaduras; los dos son recogidos por un barco italiano. Imágenes de la España Nacional: Sevilla, Salamanca, Burgos, Zaragoza, Somosierra. Henestrosa es nombrado profesor del buque-escuela "Galatea" pero se siente a disgusto porque quiere combatir , y solicita un puesto en el nuevo crucero "Baleares", que será botado enseguida.
 
El teniente Alarcón y "Zafarrancho", ascendido a cabo de mar, también irán en él. Henestrosa y Elena se han comprometido en matrimonio. El "Baleares" se hace a la mar, y pronto recibe su bautismo de fuego en combate con el "Libertad" y otros buques enemigos. Se suceden las proezas del nuevo crucero y su tripulación. Una noche, cuando Henestrosa está de guardia, un torpedo rojo alcanza al "Baleares" en la santabárbara; la nave, partida en dos, es una hoguera. Bajo las primera luces del día, los marinos, formados en cubierta y con las gorras en alto, cantan el Cara al Sol; el "Baleares" y sus hombres desaparecen bajo las aguas.


FICHA: "El crucero Baleares"
Producción: Radio Films, 1941.
Argumento y guión: Antonio Guzmán Merino.
Director: Enrique del Campo.
Fotografía: Hans Scheib y Francesco Izzarelli.
Asesor: Manuel Núñez.
Ayudante general: José María Alonso Pesquera.
Ayudantes de dirección: José Dardé y Francisco Zabala.
Secretaria de dirección: María Teresa Ramos.
Operador: Andrés Pérez Cubero.
Fotofija: Juan Gyenes.
Decorados: Antonio Simont. Constructor de decorados: J. Bootello.
Regidores: Francisco Cejuela y José Luis Jerez.
Maquillaje: Trude Lewicki y Carmen Gómez Cobo. Vestuario: María Teresa Barroso.
Música: Manuel L. Quiroga.
Sonido: Pavón.
Montaje: Jacques Saint-Leonard y Sara Ontañón. Estudios: Ballesteros, Madrid.
Duración: 85 minutos.

Reparto: Roberto Rey (teniente de navío Luis Alarcón),
Marta Ruel (Elena),
Tony D'Algy (teniendo de navío Fernando Henestrosa),
Manuel Morán («Zafarrancho»),
Pablo Álvarez Rubio (comandante de Estado Mayor),
Manuel Kayser (vicealmirante),
Juan Espantaleón (Jefe del Estado Mayor),
Julia Pachelo (Ermelinda), Fred Galiana («el peque»),
Joaquín Bergia («el rubio»),
Antonio Riquelme («el político»),
Manuel Miranda («el responsable»).


Bibliografía:
Jeroni FULLANA , Eduardo CONNOLLY ,  Daniel COTA (coautores libro “Crucero Baleares”, Editorial Lleonard Muntaner, 2000)


23 de diciembre de 2018

EL MONUMENTO A ANTONIO MAURA


Por Pep Llodrá.


Antonio Maura en 1904, en tiempos de su primer gobierno, dirigiendose a la Seu. Fotografia de Bme. Reus Bordoy.

El 13 de diciembre de 1925 falleció Antonio Maura en “El Canto del Pico”, próximo a Torrelodones, Madrid. Pocos días después de su muerte el Ayuntamiento de Palma, presidido por el alcalde Guillermo Dezcallar Montis —Marqués de Palmer— acordó erigir un monumento a la memoria del estadista.


Para llevar a cabo este proyecto se abrió una suscripción popular y se creó una comisión de ocho personas, presidida por el alcalde de Palma, a la que encargó la gestión del proyecto. Formaba parte de la comisión el concejal Llorenç Cerda, pintor, director de la Escuela de Bellas Artes y antiguo condiscípulo de Mariano Benlliure en la Academia de Bellas Artes de Roma. A propuesta de Cerda, la comisión acordó ponerse en comunicación con el escultor Mariano Benlliure, quien se mostró dispuesto a realizar el trabajo. Benlliure era además amigo personal de Maura y el político mallorquín visitaba su estudio siempre que sus ocupaciones se lo permitían. Por su parte, el gran escultor admiraba a don Antonio, que en sus ratos libres cultivaba la pintura, con realizaciones de cierto mérito. Después de una entrevista personal en Madrid, la comisión se reunió el 25 de abril de 1926 y acordó encargar a Benlliure la realización del proyecto.


A finales del año 1926 Benlliure visitó Palma en compañía del arquitecto Goerlich, sobrino suyo. Estudió sobre el terreno el lugar elegido para la ubicación del monumento. El 7 de noviembre del mismo año La Almudaina reprodujo una fotografía en primera página en la que el escultor aparecía en compañía de Llorenç Cerda, Manuel Bonet, Antonio Pinya, Pascual Ribot Maura y el arquitecto Goerlich.


Un año más tarde, en octubre de 1927, accediendo a una invitación de la comisión, Francisco Maura, hermano del estadista, vino a Palma para tratar diversas cuestiones relativas al monumento. Se reunió con Cerda, Bonet, Oleza, Alcover y el arquitecto municipal Gaspar Bennássar. Entre otras cosas, decidieron proponer que la base del monumento fuera de piedra de Binissalem.


A lo largo de 1927 y 1928 Benlliure trabajó en la maqueta, los moldes y la fundición en bronce de la figura del político (firmada y fechada en 1928) y en la talla de la figura de La Verdad, que acompaña a Maura en el conjunto monumental y que fue realizada en mármol blanco. 

Gaspar Bennazar con Mariano Benlliure
A Gaspar Bennazar le correspondió adecuar el espacio urbano de la plaza donde debía colocarse el monu­mento, además de realizar los planos de la base siguiendo las sugerencias del escultor y dirigir la ejecución de las obras, cosa que debió de hacer con sumo agrado, ya que, relacionado por parentesco y amistad familiar, visitó frecuentemente a Maura en Madrid, y no solo tuvo con él un trato siempre cordial, sino que, en varias ocasiones, también recibió su ayuda.

“Ruégole noticias de la completa terminación de nuestra obra, y créame que me honro mucho en unir mi nombre al suyo en este monumento que tanto enaltece a sus iniciadores”. Una nota en la agenda de Bennazar de 1929 da cuenta de haber recibido el 9 de di­ciembre carta de Benlliure que, además, le envía lotería, y, dos páginas después, el día 12, anota un giro a nombre del escultor por valor de cien pesetas.

CARACTERÍSTICAS DEL MONUMENTO


Croquis en papel cebolla del proyecto de monumento
En un periódico de Palma del 14 de diciembre de 1928 se puede leer: “El monumento es de líneas sobrias, dignas y austeras, en consonancia con el carácter y figura del homenajeado. Levántase en medio del jardín de la Plaza del Mercado, bajo las copas de los frondosos árboles, en dulce intimidad y remanso que, en medio del ajetreo de la vida ciudadana abre camino al jardín iniciado en el centro mismo de la ciudad atormentada por el deseo de engrandecimiento y modernización. El monumento consta de dos cuerpos o basamentos. El primero es amplio y de mármol de las canteras mallorquínas. El segundo, representación de la tribuna sobre la cual lanza su verbo cálido el ilustre estadista, es de jaspe negro. En su parte anterior, La Verdad, de delicadísima figura de mármol blanco, de talla exquisita y preciosa. Hay escritos en bellos caracteres en relieve la leyenda, concreción del entusiasmo que plasmó el monumento: “Antonio Maura. Igualó con la vida el pensamiento”. En la parte posterior campea el escudo de Mallorca, de gran tamaño, bajo el cual se escribió la dedicatoria: “Al preclaro hijo de Mallorca, 1853-1925”.
La parte trasera del monumento, en la que se aprecia el escudo de la ciudad de Palma, durante un momento de la alocucion del hijo de Antonio Maura, en el dia de su inauguracion.
Fotografia de Bme. Reus Bordoy.

Y sobre la galería de mármol de la tribuna, en la cima, en gesto de peculiar y actitud tribunicia, se levanta la figura en bronce del gran hombre, gloria de Mallorca, siendo una verdadera maravilla de parecido y de factura, que honra el cincel del que lo concibiera”.


También se puede destacar que la modelo que utilizó Mariano Benlliure para realizar La Verdad fue su nuera Soledad. Hay que decir que inicialmente la esculpió desnuda, pero los aires timoratos de la moral de la época le obligaron a disimular la carnalidad rotunda y femenina con unos velos por lo que, popularmente, a esta esfigie se la conoció como La Verdad... a medias.



INAUGURACIÓN DEL MONUMENTO EL 13 DE DICIEMBRE DE 1929

Dibujo con la distribucion de las autoridades, el dia de la inauguracion.
El 13 de diciembre de 1929, cuarto aniversario de la muerte de D. Antonio Maura, el monumento, erigido por suscripción pú­blica. fue inaugurado oficialmente por D. Enrique Marzo Balaguer, capitán general de Baleares. Presidió el alcalde de Palma, D. Juan Aguiló Valentí,acompañado de Gabriel Maura Gamazo y Miguel Rosselló, senador maurista.



En la inauguración del monumento, don Gabriel Maura Gamazo, conde de la Moriera e hijo de Antonio Maura, pronunció el siguiente discurso solemne: 

“Señoras y señores: Me corresponde, por derecho de primogenitura, el honrosísimo deber de rendir a la comisión organizadora del homenaje que culmina con la inauguración de este monumento, a cuantos con sus donativos contribuyeron a levantarlo y a las autoridades y particulares que con su presencia o adhesión se asociaron a este acto, el testimonio de imperecedera gratitud de quienes llevamos el apellido Maura. Tenía yo descontado que al llegar este para mí solemnísimo instante, al ver surgir rediviva por la magia del artista, la figura de aquel que fue mi padre, mi maestro y mi jefe, cumplidos hoy cuatro años desde que se apagó de súbito su mirada y dejó de resonar su voz en nuestros oídos, me embargaría la emoción hasta el punto de paralizar mi pensamiento, anegado por varoniles lágrimas, que manan irreprimibles del corazón, aun cuando no las lloren los ojos. Me resolví, pues, a consignar de antemano las reflexiones que esa gratitud nos inspira, a fin de garantir el cumplimiento de esta obligación, grata y dolorosa a un tiempo, contra el excusable desmayo filial.


Si no hubiese adquirido ya Mariano Benlliure tantos y tan recios títulos para incorporar su nombre a la serie gloriosa de los maestros de la escultura, bastaría esta obra suya para atribuirle el don privilegiado del genio, merced al cual renace lo pretérito y se perpetúa lo efímero, con bienhadada inmortalidad. De una pieza, como la estatua que contemplamos, fue el hombre cuya imagen, asombrosamente fiel, ha reproducido el escultor. La felicísima representación plástica de La Verdad lo consigna en el pedestal, afirmando que acertó a seguir sin vacilaciones la sabia máxima del poeta clásico: “Iguala con la vida al pensamiento, y no lo pasarás de hoy a mañana, ni quizá de un momento a otro momento”.

El adolescente, casi niño, que, con la íntima desgarradura de quien se ha de alejar de cuanto ama, salió de Mallorca para emprender en el vasto palenque de la capital de la nación la azarosa lucha de la vida, sin tutelas preservadoras contra sus descarríos, sin relaciones que atenuasen sus asperezas, sin valimientos que allanasen sus obstáculos, llevaba ya cicatrizadas en el alma las convicciones fundamentales, a cuyo portentoso dinamismo debió después el prolongado aliento juvenil, la ecuánime confianza en sí propio, la rectitud, la firmeza, la perseverancia y el triunfo.


Gabriel Maura en un momento del discurso a la memoria de su padre.
No habría sido él lo que fue si su tierra natal no le hubiese formado como lo formó, durante los breves años de su infancia. Fue en Mallorca donde hubo de plasmar aquel su concepto patriarcal de la familia, que presupone trabadas entre los miembros de cada una, solidaridades mucho más amplias y complejas, de mucha mayor trascendencia social y humana que las puramente afectivas del cariño y las estrictamente económicas del interés; solidaridades que confieren, según las circunstancias, derechos y hasta privilegios, pero también deberes correlativos, en ocasiones de muy penoso cumplimiento, sin que sea nunca moralmente lícito, ni inofensivo para el bien de la colectividad retener y disfrutar los unos y eludir o declinar los otros.


No olvido jamás que si él y sus hermanos pudieron hallar campo adecuado para la expansión de sus exuberantes energías, debiéronlo todos al noble sacrificio del “hereu”; Pues tanto como al hombre privado forjó Mallorca al hombre público. “Yo soy isleño —exclamaba en uno de sus discursos—. He nacido en una tierra que tiene su historia peculiar y su dialecto. Ya me he arrodillado para rezar mis primeras oraciones de niño junto a la tumba de un Rey que era Rey de Mallorca. Mi tierra tiene por frontera el mar, el mar por el cual se confina con cualquier parte del mundo; el mar azul, que no sé si es azul porque en él se miran los cielos o porque está mezclada con sus aguas la sangre noble de los héroes y de los semidioses, desde los tiempos de Homero. ¿Quién nació en una tierra con más títulos para ser amada, ni quién me aventajará en amor a mi tierra nativa? Pero cuanto más amo a Mallorca, más amo a España y a mi patria”.



Sí, fue en la idolatrada “Roqueta” donde aprendiera en el regazo de una madre ejemplar las oraciones del creyente y los postulados de la hombría de bien; fue allí donde con las primeras enseñanzas comenzó a venerar el Derecho, del culto al cual había de hacer desde entonces la religión civil de toda su existencia. No en balde es el confín balear de la tierra hispánica el más próximo a la que fue tan madre y maestra de España como puede serlo España de los países americanos donde se habla su lengua. Porque la madre Roma, Roma la maestra, no ganó esos títulos, harto más enaltecedores que el también conquistado de Señora del Mundo, por fuerte, ni por poderosa, ni por sabia, ni por rica, ni por magnífica, sino por justa. Su fuerza y su poder no consiguieron impedir que repetidamente llegasen sus enemigos hasta las puertas del mismo Capitolio; su sabiduría nos parece hoy rudimentario balbuceo científico, su riqueza y su esplendor atrajeron sobre ella muy fieros males. Lo que la rindió el corazón de los vencidos, lo que expande su gloria y preserva su civilización a través de los siglos y de las gentes, es su amor al Derecho, aquella justicia sin la cual la fuerza es brutalidad; el poderío, opresión; la ciencia, charlatanería; la riqueza, molicie; la magnificencia, despilfarro; la autoridad, tiranía; y la sumisión de los demás, abyecta esclavitud.

El joven que salió de Mallorca sentía latir en sus venas la sangre de aquellos Mauras que, de tres siglos atrás, en Alcudia, primero, y en Palma, después, desempeñaron, por voluntad de sus convecinos, cargos municipales, y así supieron capitanear victoriosos contra los piratas de Berbería, cómo administrar honradamente los intereses del procomún, y regir con tacto y cordura el gobierno de la ciudad. Se mezclaba con esa sangre la de aquellos Montaner que, desde el siglo XVII, en Mallorca y en Italia, cultivaban con merecido renombre diversas bellas artes.


He aquí trazado ya, señoras y señores, el pensamiento al cual igualó su vida: ser durante toda ella cristiano y caballero, amante de su patria, mantenedor fervoroso del Derecho, ciudadano y artista.



Momento en el que se descubrio el monumento. ante el numeroso publico asistente. Como se puede apreciar, la plaza estaba ''abarrota''.
Fotografia de Bme. Reus Bordoy.
Fue buen padre de familia, porque había sido buen hijo; logró aciertos de legislador y de estadista, porque le enseñaron desde niño a dominar el propio carácter, que quien falta a la disciplina cuando ha de obedecer, no la respeta mejor cuando manda, ni es tampoco respetado por ella; cumplió la ley como súbdito, y más todavía como gobernante, porque supo bien cuán deleznables resultan las obras de gobernación que no se edifican sobre el Derecho; se consagró eficazmente a reconstruir nuestra Marina de comercio y de guerra, porque había visto revolotear en torno de su isla natal “a los buitres internacionales”; predicó y practicó la ciudadanía, porque le aleccionaron sus mayores a posponer al bien público la tranquilidad del hogar, el fomento de la hacienda, la integridad de la salud y la conservación de la vida; fue artista de la palabra y del pincel; halló en el espectáculo de la naturaleza refugio contra las fealdades de la humanidad, temple y equilibrio en las angustias del ánimo, porque, como aconteció a tantos otros de su linaje, hirieron su retina infantil los irisados fulgores que la gaya luz mediterránea arranca a la gema espléndida del mar latino; imprimió a su vida pública la probidad impecable de su vida particular, porque se prolongaron en él las robustas virtudes familiares y sociales, que son legítimo y tradicional orgullo del pueblo baleárico.


No seríamos bien nacidos quienes llevamos su nombre, si en ocasión tan propicia como ésta, en que se erige la estatua del lar, no viniésemos ante los muros solariegos a reconocer, con unción de devotos, la deuda perennal de nuestra gratitud. Donde quiera que nos retengan las veleidades de la fortuna, por grande que llegue a ser nuestra dispersión en el espacio y en el tiempo, hacia Mallorca convergerán siempre nuestras miradas y pondremos atento oído a los sones de su voz, por si la llamada suya se digna honrar algún día a la insignificancia nuestra. Es Mallorca para nosotros la progenitora venerable, tanto más reverenciada cuanto más lejana, a la que sabemos deber lo que fuimos, lo que somos y lo que seamos.



Deuda especial de reconocimiento contrajimos también con cuantos han cooperado en la solemnidad de hoy a la recordación de este hijo predilecto de Mallorca. La generosidad de los donantes y el celo asiduo de los organizadores no significan exclusivamente ofrendas afectuosas de la amistad, del paisanaje o de la correligión política, sino, además, el deliberado propósito de transfundir al bronce y a la piedra la hidalga misión de irradiar profusamente un alto ejemplo. Nada más concorde con el espíritu de aquel apóstol de la ciudadanía que en todo el curso de sus andanzas y prédicas políticas prefirió siempre formar para la patria un solo ciudadano a granjear para su persona o su partido millares de adeptos.


No somos pocos los que creemos que cuando, en sazón que parece próxima, se trate de asentar sobre estadizos cimientos jurídicos el estatuto legal español, se hallarán de seguro en el ideario del que ahí se representa sagaces moniciones, experiencias alentadoras, consejos atendibles y felices fórmulas de gobierno. Pero si nada de éstos se comprobase exacto; si las hondas transformaciones que de algún tiempo acá se operan en el mundo relegasen por anticuadas a desdeñoso olvido o arrumbasen definitivamente por fracasadas todas las soluciones políticas de la generación anterior a la nuestra, nos quedaría siempre la pauta inmarcesible de una vida sin tacha, consagrada hora tras hora, según el leal saber y entender de quien la vivió al servicio de España.


Por eso no emana tan sólo nuestra gratitud del halagado sentimiento familiar, sino también del civismo satisfecho. Para seguir un ejemplo bueno no es indispensable que se compartan las convicciones de quien lo da. Cuando quiera que se multipliquen en nuestra nación los españoles que, por igualar la vida al sentimiento, se mantengan fieles al que cada cual de ellos profese, sea el que fuere, en el ventura y en el infortunio, en la prosperidad y en la estrechez, en el poder y en la oposición, por sobre los desfallecimientos propios y las incomprensiones ajenas, a prueba de injusticias, desdenes, ingratitudes, deslealtades y traiciones, a prueba también de lisonjas, dádivas, honores, ascensos y mercedes, que será cuando abunden en España los verdaderos ciudadanos, alboreará para nuestro país la aurora luminosa de su resurgimiento, podremos escrutar sin zozobra el temeroso arcano del porvenir nacional y habremos deletreado la enjundiosa lección que entrañan estas vidas paralelas de los claros valores de nuestra historia, que nos legaron como dechado ejemplar, común a todos ellos, no obstante la diversidad de sus significaciones, la práctica enfervorizadora de la más excelsa de las virtudes cívicas, el amor a la patria, purificado por la abnegación y exaltado hasta el sacrificio”.

RECUPERACIONES DEL MONUMENTO



En estos casi 90 años de vida, el monumento ha necesitado ser objeto de dos restauraciones;


La primera en el año 1999, poco antes de cumplir el 70 aniversario de su inauguración.


Lamentable aspecto que presentaba el monumento en 1999.
La barbarie de algunos y el paso del tiempo había degradado enormemente el monumento a don Antonio Maura, sobre todo la estatua de La Verdad, que llevaba  más de cinco años manca, desnarigada y pintarrajeada y la figura de Maura se encontraba en un estado de lamentable suciedad. Para arreglar esta situación, y con el objetivo de devolverle al monumento toda su dignidad, la Asociación de Vecinos San Jaime puso en marcha un proyecto de restauración del conjunto escultórico realizado por Benlliure.


Para llevarlo a cabo, la Asociación de Vecinos San Jaime firmó, en junio de 1999, un convenio con el Rotary Club Palma-Almudaina y el Pla Mirall-Centre, a través de la Concejalía de Urbanismo. Las labores de restauración del monumento y su limpieza general estuvieron dirigidas por la restauradora municipal Magdalena Rosselló y Joan Roig fue el escultor que realizo las piezas que le faltaban a la figura de La Verdad. En concreto, Roig elaboro un nuevo brazo derecho, los dedos de la mano izquierda y la nariz, tres elementos que habían sido arrancados de la figura de mármol.


La verdad, desmembrada y desnarigada.
Las piezas nuevas fueron unidas al resto de la escultura mediante unas juntas de acero inoxidable. Además de las piezas de la escultura, también se realizaron unas nuevas letras de bronce que sustituyeron a las que habían desaparecido de la inscripción que existe en la parte posterior del monumento. Cabe añadir que todo el conjunto escultórico recibió una completa limpieza. En una primera fase se utilizo agua y tratamientos mecánicos y químicos, y seguidamente se consolidado el bronce con resinas acrílicas y el mármol con ceras. Por último, la escultura también recibió un tratamiento especial anti-grafiti para evitar todo tipo de pintadas vandálicas sobre la obra.



La segunda, cuando el 11 de noviembre de 2014, un remolino de aire enfuriado penetró hasta la plaza del Mercat y arrancó de cuajo una rama enorme del colosal ficus que allí habita desde hace unos cien años. Al caer, con gran estrépito, se llevó por delante la efigie de don Antonio Maura.


Asi dejo el momumento el temporal de noviembre de 2014. Fotografia del diario El Mundo.
La junta de gobierno de Cort, adjudicó la rehabilitación a la empresa especialista Mitra Restaura, por un importe de unos 31.000 euros. 


Justo un año después del estropicio, en noviembre de 2015, el conjunto escultórico volvió a lucir como aquel 13 de diciembre de 1929.
Aspecto actual del monumento a Antonio Maura. Fondo FAM

Bibliografia:
- Historia del Monumento a Antonio Maura. Editado por la Asociacion de Vecinos San Jaime. 2001
- Gaspar Bennazar Moner : S'Arquitecte de Palma : 1869-1933 : Crónica de una vida : Artículos, conferencias y propuestas / Maribel Bennazar Casanova. 2017
- Diario de Mallorca
- Diario El Mundo
 

La Estación Radiotelegráfica de Sóller

 - Por Lorenzo Miró. Los orígenes de la radiotelegrafía (sin hilos) se remontan a las investigaciones de James C. Maxwell, que descubr...