22 de febrero de 2012

Mallorquines Ilustres: Emili Darder i Cànaves


El 24 de febrero de este año, se cumple el 75 aniversario de la muerte de Emili Darder i Cánaves a manos de las fuerzas fáscistas en la Guerra Civil Española. Este es un recordatorio de la vida y obra del que fue un gran prohombre y mallorquín ilustre.

Emili Darder i Canaves

Emili Darder i Cánaves nació en la ciudad de Palma un 22 de junio de 1895. Era hijo del destacado médico Tomás Darder i Ensenyat que ya se había distinguido en la práctica médica por sus propuestas de renovación y progreso. Darder fue educado en un ambiente de familia acomodada, amante de la medicina y también en la práctica de la religión católica. De muy joven, demostró interés por seguir los trabajos de su padre. Ya en el año 1915 -y con sólo 20 años- se licenciaría en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia. Posteriormente, en 1924 se doctoró en análisis clínicos, en Madrid. Darder, muy disciplinado, no abandonó nunca el estudio durante toda la vida.

 Su apariencia física, que no reflejaba su verdadera personalidad, era la de un hombre pequeño y de constitución débil, un poco tímido y callado si no se le conocía, pero su carácter era extrovertido y tenía un buen sentido del humor. Era un hombre que gustaba de las cosas cotidianas y un gran amante de la música y los niños. Emili Darder sentía su profesión con entusiasmo y destacó muy pronto como médico. Se dedicó a combatir las enfermedades infecciosas. Dándose cuenta del atraso de las condiciones sanitarias de la población mallorquina, ello le impulsó a una medicina social, preventiva y didáctica. En 1917 conoce a Micaela Rovira Sellarés, hermana del médico de la población de Sóller, Mariano Rovira, y del radiólogo José Rovira. Se casan el 24 de junio de 1920 y tienen una única hija, Emilia.

Un joven Emili estudiando y experimentando en su casa

Combinó la investigación y búsqueda con la labor divulgativa que consideraba imprescindible. Lo hizo con un lenguaje llano y con explicaciones sencillas y claras. A partir de 1922 organizó ciclos de conferencias en Palma y en los pueblos con títulos como "Luchas contra las enfermedades evitables" "El Diagnostico de la Difteria" o "Importancia del estudio de los microbios para guardarnos de las enfermedades y de una manera especial de las fiebres". Sus conferencias eran ejemplo de pedagogía social y de educación popular, desprendían una inquietud reformista y la fe en el sentido de que la educación higiénica, era la mejor medida de medicina profiláctica.

En 1923 fue nombrado médico bacteriólogo del Laboratorio Municipal de la Ciudad de Mallorca y miembro de la Sociedad Española de Higiene. Como investigador, su trayectoria científica tiene un gran interés. Practicó en varios laboratorios de toda Europa casos referidos al paludismo, haciendo escala en Ginebra y presentando en el año 1925 al Comité de Higiene de la Sociedad de Naciones, una memoria sobre esta enfermedad en Mallorca. También hizo prácticas en un laboratorio de París y varios cursos en Madrid.

Con su esposa Micaela y su hija Emilia

En 1927 es nombrado "Jefe de Epidemiología y Desinfección del Instituto Provincial de Higiene de Alicante", plaza que permutó por la del Instituto de Higiene de Palma.
El Dr. Darder trabajaba en equipo, así pudo registrar con los Drs. Damià Bennàssar y Antoni Alorda, el primer caso de "Sodoku" registrado en Baleares. Este caso era referido a una enfermedad producida por mordeduras de rata que sufrió una mujer en Campos, la cual fue tratada satisfactoriamente con Noearsenobenzoleno. Participó en la Academia de Medicina y Cirugía de Palma, en 1928, siendo elegido socio de número y bibliotecario. Es de destacar la exposición que hizo en la sesión inaugural de la Academia del año 1930, referida a la "Epidemiología de la Difteria", donde aportó datos de los diferentes países europeos, comparando el índice de defunciones de esta enfermedad en diferentes lugares de Baleares, demostrando que las campañas de vacunaciones contribuían a extinguir la difteria.

Una hoja informativa del laboratorio de Emili Darder

Publicó varios trabajos y artículos como: Las fiebres tifoideas (1923). Lucha antitifodica: La declaración y diagnóstico de las fiebres tifoideas (1928). Nuestro Estado Sanitario (1928). Vacunaciones practicadas en Baleares en el Brote epidémico de 1928-1929 (1930), Contribución al estudio de la vacunación antitifica por vía oral (1930), Las Enfermedades Infecciosas: Conocimientos de Divulgación (1930)  Colaboró ​​en otras revistas de medicina como, La Gaceta Medica Balear  y El Practicante Balear .
El 17 de febrero fue 1933 fue nombrado académico de la Academia de Medicina y Cirugía de Barcelona y también fue vocal de la Asociación de Médicos de Habla Catalana. Participó en la organización del VII Congreso de Médicos de Lengua Catalana, como vicepresidente honorario, que se celebró en Palma. Darder mantuvo mucha relación con los médicos catalanes y se interesó por el modelo sanitario catalán que consideraba muy avanzado.

Emili Darder con otros colegas medicos

Hay que recordar su labor al frente del laboratorio, que era su propio domicilio y acogía enfermos de todos los pueblos de Mallorca. Allí trataba a enfermos de sífilis, con absoluta discreción. La publicación continuada durante los años 1923 y 1924 en el Boletin del Colegio Provincial de Médicos de Baleares de sus artículos "Exposición de las reacciones de Wasserman" practicadas en  laboratorio y las deducciones que se derivan, donde se hace una relación de los enfermos de sífilis enviados por otros médicos de Palma en su laboratorio y la evolución de su tratamiento, es un documento que denota la extensión de la enfermedad. La tarea de Darder no estaba centrada básicamente con la medicina, no hay que desvincularla de su activismo, compromiso social y sentimiento cívico, que lo llevaron a participar en todas aquellas entidades que supusieran dar un impulso cultural para nuestra tierra.

Darder en una campaña de vacunación en los barrios de Palma

Darder, emprendió también un trabajo como intelectual fiel a su tierra ya los signos de identidad que la configuran, primero con una serie de artículos de reivindicación política y cultural, con la participación a entidades ciudadanas y con el paso a la política activa. El año 1923, firmó el acta de constitución de la Asociación para la Cultura de Mallorca, fue vocal de la Junta y presidente a partir de 1925. Creó la sección para jóvenes "Juventud Escolar" dedicada al fomento de la lengua y el conocimiento de nuestra cultura. Darder colaboró ​​a través de artículos en "El Cuaderno Mensual", así como en las revistas "Nuestra Tierra, El Almanaque de Les Lletres Catalanas, en el Calendario Mallorquín, y en Ciudadanía y Tribuna Libre.

Fue también socio del Orfeó Mallorquín, de la Sociedad Arqueológica Luliana, miembro del Rotary, tesorero del Fomento del Turismo, bibliotecario del Círculo Mallorquín (donde se preocupó de adquirir volúmenes en lengua catalana), vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Mallorquina Protectora de los Animales y las Plantas y miembro de la Asociación Protectora de la Enseñanza Catalana. Manifestó su clara voluntad autonomista como redactor y difusor del anteproyecto del Estatuto de Autonomía presentado en julio de 1931 en el Teatro Principal de Palma, que, aunque no salió adelante, no le hizo renunciar a sus proyectos. Era partidario del acercamiento entre Cataluña, Valencia y Baleares y se quejaba de los impedimentos que, para el desarrollo de las Islas, suponía el centralismo de Madrid.

Emili Darder (centro) con otros miembros del Partido Esquerra Republicana

El año 1932 deja la presidencia de la Asociación para la Cultura de Mallorca y se dedica mayoritariamente a la tarea política impulsando la creación de Acción Republicana de Mallorca, un partido de izquierdas, autónomo y federal. El 8 de abril de 1934 se constituye en las Islas el partido Esquerra Republicana Balear, fruto de la fusión de varios partidos. Esquerra Republicana fue una entidad arraigada en las Islas, que luchó por la transformación social y por la autonomía del pueblo balear. Emili Darder vivió unos momentos históricos especialmente importantes, su activismo y compromiso cívico le llevaron a presentarse por el Partido Republicano Federal de Mallorca en las elecciones municipales de 1931. Con la proclamación de la Segunda República, fue concejal, presidiendo las Comisiones de Sanidad y Cultura y a partir del 13 de diciembre de 1933, fue el quinto alcalde de la República. Su estancia en el Ayuntamiento de Palma dejó marcado un estilo propio de entender la ciudad. Trabajó para poner en marcha una de sus prioridades: la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Hojas informativas editadas por la Asociación por la Cultura de Mallorca que se repartían en las conferencias con instrucciones sobre lo que había que hacer a nivel de higiene

Como presidente de la Comisión de Fomento, Beneficencia y Sanidad, diseñó un vasto Plan de Reorganización de los Servicios Sanitarios Municipals, del que podemos destacar:
- La creación de dispensarios municipales para atender a la población: Este sistema se extendió a todas las barriadas de Palma.  En cada uno de ellos había consulta prematrimonial, maternología e infancia y sección de enfermedades venereas. Los servicios de Otorrinolaringología y Tuberculosis, también fueron prioritarios en el proyecto, además de la implantación de un dispensario de Higiene Social.
- La atención a la salud de la mujer: Implantando una cartilla de la embarazada donde, además de controlar el embarazo, explicaba las ventajas de la lactancia materna. Hizo entrar en vigor un permiso de media hora para que las madres trabajadoras pudieran amamantar a sus bebés. Asimismo el dispensario Central del Ayuntamiento fue dotado de laboratorio de leche maternizada.
- La incorporación de la Inspección Médico-Higiénica Escolar: Ésta fue una de las actuaciones más importantes, con la elaboración de un reglamento que fue el punto de partida de todo el plan sanitario municipal. Puso en marcha las revisiones médicas y las campañas de vacunaciones, con una serie de fichas médicas complementarías.  Darder, dentro de este Plan Sanitario, procedió con la dotación de un servicio de psiquiatría infantil, fue el Ayuntamiento de Palma el primero en incorporarlo en todo el Estado español.
- La puesta en marcha del proyecto de canalización y abastecimiento de agua potable para nuestra Ciutat: Ello mejoró las condiciones higiénicas, contribuyendo a la disminución de las enfermedades infecciosas. La meta de disponer de alcantarillado y agua corriente situaría nuestra ciudad dentro de las modernas ciudades europeas que el tanto admiraba.

Emili Darder en su despacho

Darder, junto con la Comisión, revisó la normativa del matadero municipal, de los mercados, mejoró los servicios de limpieza de las calles, amplió el servicio de recogida de basuras etc...
Como presidente de la Comisión Municipal de Cultura, inicia un ambicioso Proyecto General de Construcciones Escolares, aprobado por el consistorio el 9 de septiembre de 1931, después de haber conseguido doce solares para construir nuevas escuelas. A pesar de los problemas de financiación, se inauguraron entre otras, las escuelas de Son Espanyolet, Coll d'en Rabassa, Alexandre Rosselló, Son Serra y Jaume I.

Uno de los muchos dispensarios de Higiene Social que Darder promovio en Palma

Durante los seis años de la Segunda República, se inauguraron más escuelas en nuestra ciudad que en los primeros veinte años de la Dictadura Franquista. La Comisión también emprendió la tarea de adecuación de los locales escolares existentes, mejorando las condiciones de ventilación, iluminación, siguiendo las ideas del movimiento higienista del que era ferviente seguidor. Otra de las medidas más progresistas de la Comisión fue la creación de comedores escolares y sobre todo, de guarderías para los hijos de las madres trabajadoras. Emprendió junto con el inspector Joan Capó, una reforma para que el dibujo, la música, y la gimnasia se incorporaran a las disciplinas de las escuelas públicas. Llevó a cabo el programa de colonias escolares para que pudieran ser ampliadas.

En un discurso en el balcon del Ayuntamiento de Palma

Como alcalde, el 9 de marzo de 1934, encabezó la protesta contra el decreto de Madrid que pretendía dejar la costa bajo la jurisdicción militar. Este acto tuvo un amplio eco, con una manifestación que agrupó a unas ocho mil personas. El éxito de esta convocatoria, se tradujo con la paralización del proyecto. La presencia de Darder se notó también en el Bandos Municipales, escritos en catalán donde dejó su huella. El 16 de octubre de 1934, a raíz de los hechos de octubre fue suspendido de sus funciones, junto con todo el Consistorio Municipal hasta el 22 de febrero del año siguiente, durante este tiempo el Ayuntamiento de Palma fue gestionado por una Comisión Gestora. El 21 de febrero volvió ser alcalde debido al triunfo del Frente Popular en las elecciones. La tarea de Darder al frente del Ayuntamiento fue de una gran valía: consiguió que el Castillo de Bellver formara parte de la ciudad de Palma. Impulsó la construcción de casas para los trabajadores y de jardines públicos, promovió medidas para solucionar el problema del paro, mejoró la estructura urbanística de la ciudad, inauguró los pasos de peatones, defendió el turismo como fuente de riqueza para las Islas .


El 18 de julio estalla el levantamiento, que en Palma no se manifestó hasta la madrugada del día 19. Al día siguiente se requirió su presencia en el Ayuntamiento para proceder a la entrega oficial de su cargo. Presintiendo lo que le podía pasar, fue a despedirse de su familia, pero su frágil salud no pudo resistir la tensión emocional y  sufrió una angina de pecho. La certificación de su enfermedad hecha por su hermano Bartolomé y Josep Sureda i Blanes no sirvió de nada. Lo llevaron al Hospital Provincial y después pasó al Castillo de Bellver, junto con otros ochocientos presos, en unas condiciones penosas. El día 17 de diciembre de 1936 se publica el edicto núm. 3258. En el, Ricardo Fernández de Tamarit, coronel de infantería, que fue el juez instructor de la causa núm. 978/1936 de la Comandancia Militar de Baleares, dícta que le sean expropiados todos sus bienes, la casa con el laboratorio, los muebles, cuadros y su valiosa biblioteca, una de las más completas en aquella época.

De izquierda a derecha , Alexandre Jaume, Antoni Maria Ques Ventallol y Antoni Mateu

El 16 de febrero de 1937, junto con el socialista Alexandre Jaume, ex diputado a Cortes, Antoni Maria Ques Ventallol, compañero de partido y Antoni Mateu, republicano que había sido alcalde de Inca fue sometido a Consejo de Guerra y sin ninguna garantia. Le acusaron de contrabando de armas y rebelión militar, de antirreligioso, antimilitarista y separatista ... Sólo se presentaron pruebas de dudosa procedencia -probablemente falsas- en los que supuestamente, Darder figuraba como jefe de una revolución marxista en Mallorca (!)

La sentencia, de fecha 23 de febrero de 1937, y aunque el fiscal pedía veinte años de prisión y una sanción económica, fue la acusación de rebelión militar y la condena a la pena de muerte. La responsabilidad política se fijó en dos millones de pesetas.  Gravemente enfermo, del Hospital Provincial lo trasladan a la prisión provincial de los Capuchinos para ponerlo en capilla,  y en ese momento se desploma en el suelo, pasando el resto de la madrugada agonizando. Tuvo que ser inyectado para poder llevarlo a ejecutar al día siguiente al cementerio de Palma, y sentado sobre una silla, debido a que no se podía mantener en pie, fue fusilado a las seis y media de la mañana. Así, de esta manera tan vil, terminaba la vida de un hombre cuyo único delito fue intentar dignificar la vida social, cultural y sanitaria de sus conciudadanos.



Fragmento del documental dramatizado, "Passió, d'Emili Darder", dirigido por Pere Salom Caldés, y estrenado en la Sala Augusta de Palma el 14 de marzo de 2010.


En el plenario del Ayuntamiento de Palma celebrado el día 28 de octubre de 1993, el concejal Sebastià Serra, proponía que Emili Darder fuera nombrado hijo ilustre de nuestra Ciudad. El expediente de propuesta de Emili Darder como Hijo Ilustre de Palma, fue ratificado en la sesión del Ayuntamiento del día 29 de diciembre de 1994.




Fuente:
MONER I MORA C. (2007) : Emili Darder i Cànaves, Vida i Martiri.

22 comentarios:

  1. Me ha gustado las fotos...el documental lo encuetro duro...no me gusta la violencia..salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan duro como la vida misma Miguel. No tuvieron reparos en asesinarlo antes de que se les muriera en la cama. Así fueron algunos en aquellos terribles días...

      Eliminar
    2. Agradeceria si se podria ver todo el documental y bajarlo , yo participe en este y me haria mucha ilucion poder tenerlo gracias, renebo1@hotmail.com

      Eliminar
  2. Cuantas barbaridades, se ha cometido en nombre del poder.

    Un gran hombre, sin dudas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Gaucho. Parece mentira pero fueron a por el hasta el final. Y barbaridades se cometieron por las dos partes amigo mio. Fué una guerra fratricida.

      Eliminar
  3. Una barbaridad de más de una persona tan eminente que no supieron respectar y más teniendo en cuenta su estado de salud.
    Me alegra que la ciudad de la Palma lo nombrase hijo ilustre de la Ciudad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo que esperar a la democracia para restaurar el nombre de Emili Darder amiga. Ya sabe que quien gana las guerras, escribe la historia.

      Eliminar
  4. No conocía este personaje, que desarrolló una importante carrera clínica y de servicio a su ciudad. Un saludo Lorenzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra descubrirtelo amigo desdelaterraza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. En otra época se habría muerto de viejo y en su camita, laureado y reconocido como seguramente merecía. esperemos que el sectarismo y la barbarie no vuelvan jamas, aunque no se, no se.
    Saluditos buen homenaje le haces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zorrete.
      El pobre estaba en el bando contrarío, y ya sabes como terminan estas cosas de la politica, sectárismos y sinrazones. MAL.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. En este dichoso país no sabemos apreciar lo que tenemos. Hoy no los matan pero los echamos fuera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola paisano.
      La exclusión o la emigración tambien es una forma de matar las fuerzas vivas de un país, pero bueno, eso es otra historia.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. No conocía nada de la vida de Emeli Darder, totalmente desconocido para mí, pero, sin duda un gran artista que hizo cosas de mucho valor. Y una víctima inocente más de la barbarie de la guerra. Me ha gustado el post, Lorenzo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra te haya gustado y haberte descubierto un personaje, que aunque local, no le quita mérito ni grandeza a todas sus obras.

      Un abrazo!

      Eliminar
  8. A medida que iba leyendo la vida de este insigne médico, más dura se me hacía la visión de su final. ¿Por qué las dictaduras acaban con todo aquello que signifique el avance del sentido común, del esfuerzo, del compromiso y del bien común? Porque eso es lo que hacía Darder: trabajar duro en pro del bienestar común, fuera ya de todo discurso político, en beneficio de las clases más desfavorecidas. Porque está claro que poría haber reducido su vida a una mera consulta o la investigación sin aceptar compromisos sociales, forrándose y viviendo de ello, pero no fue así.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido perfectamente Carmen. Una vida llena de obras en pro de la comunidad, pero que no sirvio de nada ante la barbarie de la guerra y de los que la ganaron.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  9. Conocía a través de un libro que me regaló la visita médica. Cómo Carmen, pienso que las dictaduras acaban con todo forma de desarrollo del pensamiento...estén o no a favor del pensamiento político que gobierna...

    Una vida interesante y dinámica.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! Doctor. Una vida interesante y dinámica como dice,pero que lamentablemente acabo mal. Al menos, despues de la guerra, se restituyo su nombre y persona.

      Salud!

      Eliminar
  10. No conocia la triste historia de este médico Emili Darder, no tengo palabras
    y con todo lo que hizo, pienso que cualquier forma de dictadura u opresión siempre acaba con las ideas de personas tan evolucionadas como este señor tan ilustre que hoy nos traes. Me ha dado mucha pena leer todo el texto, hay muchas cosas que mi abuela me ha explcado de la gerra civíl, todas estremecedoras, en Madrid no quedó piedra sobre piedra. Quiero creer que aún quedén doctores con esa devoción por su profesión...quiero creerlo.

    UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susan. Todavía queda gente así y somos la mayoria con nuestro trabajo diario. Lamentablemente, las guerras sacan lo peor del ser humano. Y las fratricidas más.

      Besos y abrazos.

      Eliminar
  11. he descubierto a Emili Darder leyendo el libro "España partida en dos" de Julian Casanova. V uestra buigrafia me ha descubierto un hombre extraordinario. Que pena su final. Teresa

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...