Golfos y Pordioseros

 
Con las crisis económicas del último tercio del siglo XIX, las callesde las grandes ciudades industrializadas se poblaron de niños y adolescentesque, provenientes en general de los barrios periféricos, bien demotu propio, bien por mandato expreso de sus padres, intentaban por delincuentes son pobres, urbanos, sin familia, que actúan en bandas,viven al margen del trabajo y de las aulas, adquieren sus habilidades para el robo mediante un lento aprendizaje en la escuela de delincuentes y con frecuencia son instrumentalizados por adultos sin escrúpulos que se aprovechan de sus raterías . Apreciación compartida por Concepción Arenal (1820-1993), cuando, desde las páginas del Boletin de la Institución Libre de Enseñanza, denuncia que:

«Esta es la educación de la calle, donde vago, mendigo o ratero, se deja al niño pillear, ya solo, ya agrupado o asociado; así corren cientos y miles por las calles y plazas, sin que nadie remedie su desventura, sostenga su debilidad, ni le ataje en su desdichado camino»

Se iniciaba en las últimas décadas del siglo XIX un amplio movimiento de reforma social que tuvo,  una traducción directa en los intentos sociales y legislativos de protección  a la infancia y de prevención de la delincuencia infantil.

  Año 1900.  Golfos y pordioseros, a su entrada en el Campamento de Desinfección.  Madrid. Fot.Anonima

Año 1900.  Golfos y pordioseros, ya desinfectados.  Madrid. Fot.Anonima

Muy pronto se empezó a distinguir entre «niños en peligro» y «niños peligrosos», entre infancia abandonada e «infancia culpable», etc., de manera que higienistas, psiquiatras, pedagogos, juristas y demás expertos fueron rápidamente configurando y desarrollando una amplia gama de estrategias encaminadas, por un lado a concienciar a la sociedad en su conjunto de la auténtica "lacra social que suponía la infancia abandonada y, por otro, a aunar hábilmente actividades educadoras y preventivas con otras de vigilancia y control, cuando no estrictamente represivas, destinadas a aquellos menores que atentaran contra los valores éticos y estéticos hegemónicos." Higiene y moralización fueron, como se sabe, los dos pilares básicos de una Medicina Social que colaboró, de manera sobresaliente, en el aludido proceso de reforma social .

Comentarios

  1. Interesante.. Me alegro vivir en la generación de ahora!!!

    ResponderEliminar
  2. Y quien no, desde luego. Gracias por pasar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

Entradas populares