25 de marzo de 2011

Loryc, un automóvil fabricado en Mallorca


Aunque pueda parecer extraño, Mallorca contó con una fabrica de automoviles que no tenia nada que envidiar a otros fabricantes de la época. El 12 de enero de 1920, se constituía en Palma la sociedad LORYC S. en C., con la finalidad de instalar la primera fábrica de automóviles en la isla, siglas de una razón social que correspondían a las iniciales de sus principales accionistas: Rafael de Lacy y Gual, representante de la marca de coches Minerva; Albert Ouvriard, ingeniero francés y Antonio Ribas Reus, transportista naval; otros accionistas (S.en C.)  fueron Pedro Montaner Gual, Antonio Socias Morell, Antonio Darder Ripoll, Alberto Agustín Reus y Fernando Alzamora Goma. El director técnico sería Alberto Ouvriard, que había trabajado anteriormente para Renault en Francia.
La sociedad, cuyo capital inicial era de 50.000 pesetas, además de la fabricación de automóviles también se dedicaría a la producción de maquinaria agrícola y comercio de patentes industriales; se instaló la fabrica en  unos terrenos de la actual avenida Gabriel Alomar y Villalonga. Mientras se iniciaba la producción de coches, sus talleres se dedicaban también al montaje de motocicletas Harley Davidson.



Pero los primeros coches construidos podría  decirse que eran aún franceses y no del todo mallorquines. Se trataba de vehículos EHP construidos bajo licencia aunque pronto se nacionalizó la producción, la carrocería se hacía en Palma y sólo los motores provenían  de Francia. El primer Loryc matriculado fue un modelo torpedo –al estilo del Hispano Suiza– que salió a la calle en noviembre de 1921 con la matricula PM 507. Un coche en plancha de acero y con mecanismo de frenado que sólo actuaba en las ruedas traseras. Poco después apareció el coche que les valió el apodo de sardina: un modelo deportivo con carrocería de aluminio y línea alargada. Era de tipo biplaza aunque poco después salio en tres plazas.

1922. Uno de los primeros  Loryc de competición con un motor Ruby de 904 cc
 El primer modelo tenía un motor de seis caballos de fuerza . Era un motor frances Ruby monobloque,  con válvulas en cabeza. La transmisión se encontraba en el bloque del motor y tenía tres marchas adelante y una hacia atrás. El tamaño de los neumáticos era de 710 x 90 mm. La iluminación que daban los faros, estaba alimentada con gas acetileno. Algo más tarde comenzaría  la producción de carrocería cubierta, cuando la fábrica ya se había trasladado a unos terrenos en S’Aigo Dolça –parte de los que hoy ocupa el hotel Palas Atenea– . Mientras tanto la plantilla de trabajadores ya superaba los 60 empleados. A finales de 1921  había tres modelos de la marca LORYC. Un descapotable, una berlina cerrada y la versión recién formada de tres asientos convertibles. Durante los dos primeros años consiguieron vender rápidamente toda su producción y se situaron en el quinto lugar de volumen de ventas entre más de 150 marcas diferentes.

El diario ABC del 4 de Junio de 1922 se hacia eco del interés del monarca por los automoviles mallorquines Loryc.

En el año 1922 Loryc acudió a la II Feria Internacional del Automóvil de Barcelona. Entre las críticas favorables que la empresa mallorquina recibió, destacó el interés que el monarca Alfonso XIII mostró por sus modelos.  Una curiosidad que, según algunas crónicas de la época, le llevó a conducir uno de los coches expuestos. En ese mismo año, LORYC, además de su modelo ya presentado, fabricó uno de competición con un motor Scap de cuatro cilindros con más de 1000 cc, y 35 cv de potencia. Ese coche demostró su valía  logrando grandes éxitos en varias pruebas automovilísticas tanto nacionales como internacionales: En la IV Vuelta a Catalunya, copó los primeros puestos de meta; En el Trofeo Armengué, segundo y tercer clasificado con vuelta más rápida a 93,50 km/h; vencedor en la II Carrera de La Rebassada; primeros puestos en la prueba de regularidad Barcelona-Zaragoza-Barcelona, etc…
Recorte del diario ABC alabando las virtudes del LORYC

Los Loryc triunfaron también en los raíds nocturnos de la época.
 Pero todos los éxitos de aquellos años se transformarían en desgracias  en apenas unos meses. El Gobierno -incomprensiblemente- aprobaba el Real Decreto en 22/4/22 que eliminaba los aranceles a los coches completos mientras los cuadruplicaba para los componentes. Este cambio propicío que los Citroen 5 y similares se adueñaran del mercado. La dependencia de motores franceses Ruby - y algunos otros componentes- que montaban los Loryc comenzó a pasar factura al poco tiempo.
Con semejante nivel de competencia, la empresa rebajó el precio de sus coches hasta las 5.000 pesetas, por debajo de los costes de producción. Pero sus medios casi artesanales no podían competir con las cadenas de producción de otras compañías que les permitían vender a precios más bajos. Aún con el ajuste a la baja de  Loryc, tenia que competir -por ejemplo- con los Citroën 5 caballos que costaban 4.500 pesetas.


Al final, en 1923 la fábrica cerraba sus puertas y vendía los terrenos. La sociedad aguantó algo más dedicándose a la importación de los EHP franceses hasta disolverse en 1925. Los Talleres Darder –que tuvieron una colaboración permanente con la factoría– siguieron montando los Loryc y sirviendo los últimos pedidos hasta el año 1929. Se contruyeron unos 120 coches mas o menos, aunque algo menos de la mitad fueron bajo licencia EHP. Por lo poco que he averiguado, todavía hay seis ejemplares en las islas -no se cuantos pueden quedar en la península y en el extranjero- aptos para circular y bien conservados en manos privadas y de coleccionistas: cuatro de ellos están ubicados en Mallorca, incluyendo el primero que se matriculó en Palma, el  vehículo con la matrícula PM 507, y otros dos en la isla de Menorca.




Edito: He encontrado un blog dedicado solo a la historia de este coche mallorquín de un amante de los mismos. Si desean visitarlo y ampliar datos, pulse AQUÍ



15 comentarios:

  1. Tenían un buen diseño estos coches. Ya había que ser moderno, incluso vanguardista, para entrar en este campo empresarial. Es una entrada de gran interés.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Retablo. Verdaderamente eran tiempos, aquellos años, en que habia grandes emprendedores sin miedo a nada. Ni siquiera a la insularidad.
    Saludos y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  3. Desconocía por completo la existencia de estos automóviles; aunque no me extraña en absoluto el desgraciado final de la empresa que los construía. Entre la falta de capital, la inadecuada estructura económica y claro, la "ayuda de la administración" pasó lo que siempre ha sucedido, la desaparición o venta de nuestras mejores joyas. A los antiguos casos, como el que expones o el de la hispano-suiza, hay que añadir los recientes casos como la venta de Pegaso y otras... Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  4. En ocasiones, las pòlíticas librecambistas no son nada de buenas, pues arruinan la producción nacional, como es el caso. Que interesante entrada: desconocía totalmente esta fábrica de coches en Palma, los EHP, y eran bonitos, la verdad, pero, como tantas otras veces, vinieron los franceses a cargarse el asunto. Feliz domingo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué graciosos estos coches! Parecían pequeñas cajas de sardinas con ruedas. Seguro que entonces eran un verdadero bombazo en cuanto a diseño y modernidad. Me tendré que fijar por si existe algún modelo en el Museo de la Automoción de Salamanca.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Desde la terraza... Es propio en la idiosincrasia de este nuestro pais, poner trabas en vez de ayudar y facilitar.
    100 años despues lo continuamos haciendo.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Paco Hidalgo... Tiene usted razon en lo de los franceses, pero esta vez tuvieron ayuda de los españoles que habitaban Madrid en aquellos dias.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  8. Asi se conocian en Mallorca. "Un Sardina" y no Loryc cuando los veian pasar. Y si encuentra alguno en Salamanca no dude en hacermelo saber.

    Saludos y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  9. Interesante blog. Encontrarás más información en mi blog ...
    http://loryc-racing.blogspot.com
    Quedan algunos Loryc más de los que mencionas. Yo estoy tras ellos, para publicar tanta información como pueda
    Un saludo
    Jaime

    ResponderEliminar
  10. Me encantan y estoy buscando alguien que me pueda ayudar con informacion del coche Minerva tipo AC 1921, ya que poseo uno y lo estou restaurandopero tengo srios problemas con el interior, ya que se me deterioro bastante tanto la madera como el tapizado y todo el interior. Si me pueden ayudar o dar alguna información lo agardezca: atentamente Hilario correo gajomimo@telefonica.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En talleres ROZALEN,concesionario de citroen en Reolid (Albacete) tenian un minerva que habian hecho camion en la guerra civil, y lo estaban restaurando. Pero de eso hace años, aunque alguna informacion al menos puedes sacar. Saludos.

      Eliminar
  11. Anónimo3/1/14 1:44

    Alguien recuerda un enorme Hispano Suiza Limousine verde botella propiedad del Marqués de Vivó en Ciudadela?. http://www.flickr.com/photos/manuel_glez/3159973303/ manuel.gonzalez @ garajeclasico.com

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante, hoy día dos de estos coches aún sobreviven, y tengo la suerte de conocer a su dueño...

    ResponderEliminar
  13. Me siento muy orgullosa de ser nieta
    de Antonio Ribas Reus

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante blog !!!
    Buenas imagenes

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...