20 de noviembre de 2011

Crónicas de El Terreno Nº2

Una nueva entrega de los recuerdos de Tomeu Bibiloni, que con su memoria prodigiosa, disécciona cual cirujano los elementos de la fotografía expuesta.

Clickar encima de la fotografía para ampliar
SA PLAÇETA

"Podría ser una mañana de domingo de un mes de octubre.  En las terrazas del "Mónaco" y del "Oasis"  se ve gente joven con traje y corbata que toma un aperitivo, aún en otoño, Sa Plaçeta era lugar de cita preferente.

A la derecha un chaval con pantalón corto, americana y zapatos con calcetines, traje de domingo, se dispone a cruzar la calle o espera la llegada del tranvía.

Una niña esta junto al portal de Tito's, podría ser Joana Cantallops, la hija pequeña de la familia propietaria del local.

El muchacho de la bicicleta que también viste americana, podría ser yo mismo y si no lo soy me parezco bastante, tanto por la bicicleta como por las trazas.

Junto a la entrada del chalet vemos un señor calvo también con traje que parece dirigirse al Restaurante "El Patio" que está justo a unos pasos después de la casa con dos persianas y una "portassa".

El camarero del Bar Joe’s espera la llegada de los clientes que tomarán  un coctel “Dry Martini” o  un  “Zinzano Oscuro”, en vaso grueso, con hielo y  limón , acompañado de  aceitunas y patatillas artesanas de la  cocina del Bellver.

A la izquierda y tapada casi por completo por el pino asoma “Sa Manxeta”, bendita fuente pública que sustituyo a una antigua que era de las que tenías que “bombar” dándole vueltas a una manivela.
En esta que  conocí solo tenías que apretar un botón o inclinar una palanquita para aplacar la sed de las noches veraniegas. Sa Manxeta era lugar de reunión de los chavales. En Miquelet "Es Carboneret" que fue bombero, acababa las reuniones abriendo el grifo, y, tapando con un dedo, provocaba un “aspersor” que mojaba al personal. Se ve que ya tenía vocación  de apaga fuegos.

Tito's era una casa de veraneo transformada en “Sala de Fiestas”.  La terraza donde se apoya el letrero “Titos” era la de la vivienda de los propietarios. Por la puerta de dos hojas se accedía a un pequeño jardín. Subiendo unos peldaños entrabas en la Sala de Invierno.

En la fachada las vitrinas de obra que anunciaban las "atracciones" del momento. Curiosamente también se ve el disco de metal de Coca Cola, en aquellos días se tenía como un distintivo de calidad, merecedor de una situación de privilegio, nada menos que la fachada principal, junto a la puerta!!!

A continuación “Es Carrero d’es Banyos”. Después de la entrada con voladizo que es la de la casa del Dr. Manera hay un bar que se llamaba “La Tasca”, era de dimensiones reducidas ya que se hizo ocupando parte del jardín de la casa. A nosotros el nombre “La Tasca” nos sonaba extraño porque no lo relacionabamos con un establecimiento tipo bar.
Lo llevaba un matrimonio con una hija que si me lee me gustaría contactar.

A continuación la calle Nube, al final de la cual había una entrada con puertas de madera pintadas de blanco y dos ventanas con forma de ojo de buey de barco que daban paso a la terraza del Hotel Mediterraneo.

Aquí fue donde el Sr. Tarrragó, empresario catalán, propietario del hotel, inauguró con gran bombo y platillo un Restaurante llamada “Can Ferrat”, ya os podéis imaginar que no teníamos ni la mas remota idea de lo que siginificaban las dos palabras “Can” y “Ferrat”, la explicación venía después, con letras de neón azules “Pollos al Ast”. Lo del pollo estaba claro pero lo del “Ast” ni idea. Como viereis el pollo era un manjar de lujo solo al alcance de unos pocos. ¡Quien nos lo iba a decir!

La casa con dos persianas, cochera, terraza y torre pertenecía a una sra. mayor, viuda de un naviero o marino mercante que junto con su criada pasaba los veranos en Sa Plaçeta. La sra. ya muy mayor se sentaba junto a los ventanales abiertos mirando la gente pasar y la criada que también era mayor  se entretenía conversando con los conocidos que paraban a saludarlas.
Yo me asomaba y veía una gran sala con grandes cuadros de barcos, veleros y objetos varios, todos muy antiguos. La cochera nunca la vi abierta.
Por detrás de la torre asoma la parte trasera del Hotel Mediterráneo.

La publicidad era escasa.  A la derecha y en el poste, un cartel de madera pintado a mano anunciaba "Artesanías Borneo" situada en la calle Conquistador, uno de los primeros negocios de souvenirs de Mallorca. Debajo, el anuncio del Hotel Mediterraneo, visto desde el mar con sus barquitas de vela.
Al fondo , el anuncio de la inmobiliaria Alzina, el boom estaba por llegar, pero ya se adivinaba.

El gran cartel apoyado en la farola nos dice que el verano se ha acabado, que ya no hay toros, solo quedan los restos empapelados de las numerosas corridas de toros que cada domingo el empresario Balaña ofrecía a los aficionados y turistas en el Coliseo Balear.

Espero que estos detalles os hayan ayudado a recordar aquellos años cincuenta del siglo pasado en Sa Plaçeta de Es Terreno".

Tomeu Bibiloni

 Como pueden comprobar, la plaza ya no es, ni la sombra de lo que una vez fue.



18 comentarios:

  1. un buen antes y un después ¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Una descripción al milimetro la que ha hecho Tomeu.

    Las transformaciones de la ciudades a veces dejan ese toque de nostalgia.

    Realmente la plaza ya no es la misma...según por el progreso...


    Saludos Lorenzo.

    ResponderEliminar
  3. Que descripción más detallada, Lorenzo. A mi también se me apetece ahora, a pesar de la hora, un Cinzano oscuro (lo escribo bien), jeje. Bueno, buen domingo electoral. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No jodas Miguel. Sería un buen antes y un mal después...Solo hay que ver la foto actual, que triste es.

    ResponderEliminar
  5. Doctor, como puede ver es prodigiosa la "radiografía" que le hace a la placeta el amigo Tomeu.

    Y el progreso, la mayoría de veces como ve, es a peor...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. DON PACO:
    Es asombroso el detalle. Cuando recibí el escrito pude ver decenas de cosas que se me habían pasado.
    Y ahora me voy a votar y a tomar un Cinzano de esos yo también.
    Saludos y buen domingo.

    ResponderEliminar
  7. El lugar ha cambiado bastante, pero usted revive el antiguo de tal modo que nos lo cuenta como si estuviera presente, como si nos hiciera la crónica desde aquel entonces, una crónica impregnada de nostalgia.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. El mérito no es mio madame. Es del colaborador Tomeu, que amablemente me envía sus escritos.
    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Si no fuera por los pinos nada recuerda este feo lugar a aquella agradable plaza de otros tiempos. Un abrazo Lorenzo.

    ResponderEliminar
  10. Descripción detalladísima.... ha sido como viajar en el tiempo, y qué triste ver la foto hoy en día, tanta degradación y abandono... qué hemos hecho mal?

    ResponderEliminar
  11. A través de una fotografía y de los recuerdos se puede trazar y rescatar la vida de la ciudad en otros tiempos o incluso narrar una historia inventada. Podría ser éste el origen de una narración corta o de una novela, incluso. Hay muchos autores que se inspiran con mucho menos...
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Asi es Desde la Terraza, la plaza ya no tiene ningun encanto, incluso todos los locales están cerrados, da pena.

    ResponderEliminar
  13. Si Carmen, la descripción es fantástica. Apunta cosas que ni habiamos visto en la fotografía, al menos yo.

    Y lo de la degradación...posiblemente el Paseo Maritimo y algunas discotecas en los '70 le quitaron clientela al lugar. O lo dejaron morir simplemente.

    ResponderEliminar
  14. Carmen Bejar: Si es cierto que con una sola imagen uno se puede inventar un relato. Pero créame, este no es el caso.

    Las memorias de Tomeu son muy reales y fidedignas. Es más, le escribí diciendo que las publicara en forma de libro y me contesto que prefería ir contandolas en el blog. Ya ve la suerte que he tenido. ;-)

    ResponderEliminar
  15. ¡Brutal! ¡Muchas gracias por el relato Tomeu! La verdad es que es lamentable el actual estado de las plazas Gomila y Mediterraneo. Todo lleno de edificios ruinosos y sucios, negocios cerrados, poca gente de día y casi menos de noche... mal, muy mal.

    ResponderEliminar
  16. Si David, creo que es un barrio ya irrecuperable tal y como lo conocimos una vez...

    ResponderEliminar
  17. Quina pasada, al ver esta foto, me han entrado ganas de plorar....jo vaig viure fins al cinc anys al carrer que desemboca a la Plaça Mediterraneo, després vaig a anar viure a Santa Catalina, pero de jovenet venia al Terreno, supos que com molts de aquella época..........Discoteca Sargent Peppers, La Rueda...etc...realment també crec que es un barrio irrecuperable tal y como lo conocimos una vez........

    ResponderEliminar
  18. Desearía contactar por correo privado bien con Lorenzo Miró, bien con Tomeu Bibiloni para una aclaración/consulta respecto a una foto publicada donde se ven antiguos alumnos de la Escuela Pública de El Terreno, ¿¿ año 1959 ??

    Mi nombre es Angel S.R., fui alumno de D. Jaume Mateu durante los años 1960-1962 y estuve viviendo en El Terreno desde 1959 hasta 1968 aproximadamente.

    Mi dirección e-mail es la siguiente: il_dilettante_veneziano@telefonica.net

    Aprovecho la ocasión para enviarle/s un cordial saludo.
    Angel S.R.

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

Fotógrafo Pere Mascaró

Autoretrato Pere Mascaró Castelló -más conocido como «Mestre Pere d’es Retratos», «Es Retratista Mascaró» o simplemente por el ...