4 de septiembre de 2011

La Base de Hidroaviones de Pollensa y su historia (2ª parte)


Cant Z-506 B

LA BASE POLLENTINA EN LAS DEMÁS SUBLEVACIONES
En agosto de 1938 llegaron a la Base, desde Italia y con tripulaciones españolas, cuatro modernos y potentes trimotores Cant Z-506 B, hidroaviones monoplanos, de flotadores, que se integraron en el 2-G-62 formando la 1ª escuadrilla.  Uno de estos Cant escribiría otra pagina de luto el dia 28 de octubre; cuando al amanecer y con mal tiempo se dirigían dos de ellos a bombardear el puerto de Valencia, sin que nunca se averiguase la causa, desapareció entre las nubes el del jefe de formación, tripulado por el teniente coronel Ramón Franco, "héroe" del Plus Ultra, sin duda el aviador español que mayor popularidad alcanzara a escala mundial en aquellos primeros años de la aeronáutica española. Su cuerpo y los de tres miembros de la tripulación fueron rescatados del mar el día 30, a pocas millas del cabo de Formentor.

1ª Escuadrilla del 2-G-62/73 Cant Z-506
 Cuando el 8 de febrero de 1939 la guarnición de Ciudadela  -en Menorca-  se sublevó contra el Gobierno de la República, tuvo la base de Pollensa un especial protagonismo, ya que careciendo el comandante General de Baleares de tropas con que acudir en apoyo de los alzados que corrían el riesgo de ser sometidos por fuerzas de Mahón, salieron de la bahía pollensina tres lanchas rápidas de la Armada tranportando a cinco oficiales y sesenta hombres de la Base, armados con fusiles, a unirse al comandante Noreña que, en un Heinkel 59, se había trasladado poco antes para tomar el mando de los sublevados, que enardecidos con el refuerzo y mandados por oficiales de Aviación, no solo contuvieron a las fuerzas enviadas desde Mahón, sino que las rechazaron y forzaron la rendición de la capital de la isla.  De modo que cuando desembarco la División 105, enviada desde Cataluña, no tuvo otro trabajo que hacerse cargo de la plaza y de la isla, ya "nacionales". También participo la Base de Pollensa en los acontecimientos de Cartagena, iniciados cuando el 5 de marzo, en plena descomposición de la zona republicana, la Escuadra desertó y se dirigió a Túnez para internarse. Esto dio ocasión a que algunos fuertes y baterías de costa se sublevaran, y a un consecuente intento de desembarco nacional que, mal organizado y peor ejecutado, resultó un cruento fracaso.

Un Cant Z-501 en la playa despues de un accidente al amerizar
 En medio de aquella confusa situación, hidros de las unidades de Pollensa actuaron en misiones de reconocimiento, bombardeo y ametrallamiento, resultando abatidos por la caza republicana un Heinkel 59 cuya tripulación fue rescatada por el crucero auxiliar (nacional) Mar Cantábrico  y un Cantz Z-501 que, pese a sus graves averías y heridos a bordo que le forzaron a posarse en el agua, lograría despegar y alcanzar la isla de Formentera; el piloto, el alferez Hevía, recibiría la Medalla Militar.  Cuando el 1º de abril de 1939 se terminaron las hostilidades entre los dos bandos, la base de hidros de Pollensa disponía de quince aparatos útiles (1).  Había perdido a lo largo de la Guerra Civil, por acción enemiga, accidentes o causas meteorológicas, dieciocho hidroaviones y habían dejado sus vidas en la contienda veintiún pilotos y aviadores.

A la izquierda, un Heinkel H-60 "Zapatones", en medio y a la derecha, 2 Arado Ar-95A-0


LA BASE  EN LA PAZ
En abril y con el final de la guerra, se iniciaba en España un largo periodo de paz en el que, sin embargo, aún serían necesarios grandes sacrificios y muchas penalidades para restañar las heridas sufridas durante casí mil días de guerra y recuperar el tiempo perdido en ella.  Esta situación en el país tuvo su lógico reflejo en la Aviación Militar que tardaría varios años en poder iniciar la renovación de su material aéreo.  No estuvieron excluidos los hidros de esta negativa circunstancia, y aunque en los días siguientes llegaron a Pollensa, para la AS/88, tres biplanos monomotores, Arado AR-95A-0,  tres monoplanos bimotores de ala baja, Heinkel He-115, y un Heinkel He-60 para el 2G-62, serían estos los últimos hidros nuevos que recibiría la aviación española hasta la primavera de 1943. Cuando en mayo de 1939 tuvo lugar la repatriación de los voluntarios alemanes de la Legión Cóndor, los Heinkel 59 y los Arado 95 fueron cedidos a España, haciendose cargo de ellos la base de Pollensa; los Heinkel 115, por el contrario, regresaron a Alemania con la Legión Cóndor.

El personal alemán y pilotos de la Legión Cóndor de la base de Pollensa al completo antes de su marcha

51ª Patrulla (Arado 95A-0)
Poco tiempo pudieron disfrutar de la paz los aviadores de Pollensa, pues la guerra que se desencadenaría el 1º de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por las tropas de Hitler y la consecuente estrecha vigilancia que el país se vio obligado a mantener en sus aguas y costas para evitar que otros se aprovecharan de ellas poniendo en peligro la neutralidad que el gobierno se había apresurado a declarar, hizo entrar a las unidades estacionadas en Pollensa en una situación que hoy se calificaría de "guerra fria", en muy precarias condiciones, ya que, salvo dos Cant Z-506B, dos Heinkel 60 y los tres Arado Ar-95, el material aéreo que se disponía se encontraba en muy malas condiciones como consecuencia del esfuerzo que durante la guerra se había realizado. En la reorganización llevada a cabo en Aviación , en septiembre, todas las unidades de la base de Pollensa fueron agrupadas en un "Grupo Mixto de Hidros" formado por dos escuadrillas: la 52, que estaría constituida por los Heinkel 59 y Heinkel 60, a la que estaría adscrita la 51 patrulla de Arado 95  -todo el material de procedencia alemana-  y la 53, que agruparía a los Cant Z-501 y  Cant Z-506B  -material italiano-.

Un Heinkel H-60 suspendido de la grúa, en abril de 1939.
El Grupo estaría al mando del comandante Ignacio Ansaldo Vejarano que, desde pocos días antes era el Jefe de la Base; al frente de las escuadrillas estarían los capitanes José María Barrera y Carlos Pombo, respectivamente. El 6 de septiembre se produjo el primer accidente en tiempo de paz, que aunque por fortuna fue incruento, inutilizo totalmente un Arado. No fue nada brillante la trayectoria de estos hidros durante su servicio; pocos días más tarde, el 28, cuando otro de ellos despegaba del puerto de Barcelona para dirigirse a Pollensa, golpeo a un barco pesquero que en aquel momento doblaba el espigón, y aunque pudo llegar a la Base, jamas volvería a volar. El tercero no llego a sobrevivir  un año a éstos, ya que se destruyo en un accidente en la bahía, el 8 de agosto de 1940, y éste se llevo con el las vidas de los tres tripulantes. Pocos días antes había caído al agua, en la bahía de Palma, un Fiat Cr-32 del Grupo de Caza nº 28, de Son San Juan, muriendo el piloto. Desde la organización del Ejercito del Aire en enero de 1940, toda la aviación de baleares pertenecía a la misma Unidad, el Regimiento Mixto nº 3 que, con cabecera en Son San Juan, estaría compuesto por el grupo de Caza nº 28, el de Bombardeo, nº 113 -ambos estacionados en aquel aeródromo-  y el de Hidros nº 51, en la Base de Pollensa.

Un Cantz Z-501 que capotó al amerizar con mala mar
El mal estado del material de vuelo empezaba a ser alarmante, y a consecuencia de él fue el accidente sufrido por un Cant Z-501 en la cala de San Vicente donde en un amaraje forzado por la avería del motor, con mala mar, se partió el fuselaje y se hundió, resultando la tripulación con dos heridos graves y un desaparecido.
El 15 de julio de 1942, una explosión y el consiguiente incendio del avión, hizo que se perdiera un Cant Z-506B que, tras una hábil toma de agua en alta mar,hubo de ser abandonado por su tripulación que fue recogida por un Sunderland     británico que la desembarcó en Gibraltar.  En agosto de 1943, entre los aviones perdidos por accidente, y los que hubo que dar de baja por su lamentable estado, el 51 Grupo quedo únicamente con cuatro hidros: dos Heinkel 59 y dos Heinkel 60, unos y otros con los motores muy gastados por la muchas horas de servicio, y el casco muy castigado por la corrosión.

El Cantz Z-501, matricula 62-10  desmontado en los talleres de Pollensa.
  La estratégica situación de Mallorca, y la notoria actitud de neutralidad mantenida por España a lo largo de la 2ª Guerra Mundial en la ayuda prestada a los náufragos de cualquier bandera, hizo que los beligerantes pensaran en crear un organismo dotado de medios aéreos facilitados por los países en guerra, para confiárselo a España, que con su personal y bandera realizara el salvamento de aviadores, principalmente en el Mediterráneo occidental.

 Inconveniente tras inconveniente, se retrasaría el proyecto que nunca llegaría a cuajar, pero que dejo en el animo de las autoridades españolas el propósito de llevar adelante el plan, y para ello, gestionaron en Alemania la adquisición por compra de material de vuelo.


Pero eso, es algo que ya veremos en el próximo capitulo....



(1) Eran éstos: cuatro Heikel 59B-2, tres Heinkel He-60, cinco Cant Z-501, dos Cant Z-506B y un Dornier "Wal".
Bibliografía: Emilio Herrera Alonso, Una Bahía con Alas  S.G.T. Ministerio de  Defensa (1995)
 CONTINUARA EN UNA PRÓXIMA ENTRADA ...

15 comentarios:

  1. Fantástico post y muy bien documentado, no sabía casi nada de todo ello, así que muchas gracias por explicarlo, tod@s queremos siempre saber más.
    Un abrazo y buen domingo Lorenzo.

    ResponderEliminar
  2. Tiempos difíciles para Mallorca, puesto que cuando terminó la guerra civil estalló la mundial, y la isla debió permanecer especialmente vigilante.
    La próxima entrada nos traerá años más tranquilos, supongo.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Epoca repleta de grandes acciones las que nos trajo hoy, Lorenzo. Creo que no sera distinto en la sguiente entrega.

    Saludos. Gracias por las felicitaciones a mis ñikos

    ResponderEliminar
  4. Veridiano G.Provenzal5/9/11 9:53

    Bonito resumen, pero por respeto al investigador , tendría Vd. que publicar la bibliografia de las entradas de la Historia de la Base de Hidros de Pollensa, a la sazón el Coronel EMILIO HERRERA ALONSO, " UNA BAHÍA CON ALAS" I.S.B.N 84-7823-387-3 Editado por el Ministerio de Defensa

    ResponderEliminar
  5. magnifico acopio de información y de imágenes: siempre la situacion estrategíca resulta decisiva, eh'
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
  6. Mª TRINIDAD: Si quieres saber más, todavia hay cuerda. Solo estamos en los años cuarenta...
    Así que proximamenta habrá más entradas.
    Un beso.


    MADAME: Es como usted díce, serán años más tranquilos, pero muy difíciles ya que no teníamos ni para gasolina.
    Un beso.


    DOCTOR: Todavía quedan grandes gestas en esta base. No se pierda las siguientes entregas.

    Saludos y gracias.


    VERIDIANO G.PROVENZAL: Desde luego que pensaba poner la fuente caballero. Pero tenía pensado hacerlo en la cuarta y ultima parte de este reportaje. Si se fija, en mi anterior entrada -la del Colegio de Notarios- y en otras muchas, -si se sumerge en las entradas del blog,- citó fuentes o bibliografía. De todos modos, en cuando tenga tiempo editaré las dos entradas.
    Gracias por su visita y comentarío.

    ResponderEliminar
  7. JOSE ANTONIO: Estamos en medio del Mediterraneo. Más estrategíco, imposible! Gracias por pasar.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Una entrada muy documentada sobre un preiodo complicado para la historia de España y del mundo. Ver a la Legión Cóndor en la fotografía es un testimonio de la importancia estratégica de Mallorca durante la guerra civil y durante la 2ª Guerra Mundial.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Lorenzo, estupenda entrada sobre una de las escuadrillas aéreas más especiales de entonces, dejando de lado las ideas políticas de cada uno.
    Ases de la aviación, perfectos pilotos profesionales, a pesar de todo.
    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  10. Interesante y documentado artículo. Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Interesantísima esta historia aeronáutica, con la Legión Condor de por medio. Un cordial saludo, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  12. CARMEN BEJAR: Pense lo mismo que usted al ver esa fotografia de la Legión Condor al completo. Un documento único e hístorico.
    Saludos y gracias.


    JAVIER PERALTA MEDINA: A estas alturas ya no debieran existir bandos.
    Aunque otros y desde las alturas intentan removerlo sin que la mayoría se lo haya pedido.
    Es como usted dice, profesionales de la aviación, héroes con un material muy precario si lo comparamos al de nuestros dias.
    Un abrazo y gracias.


    WLOGHERO: Gracias por tu comentario y visita.


    PACO HIDALGO: Me satisface que sea de su agrado. Todavía quedan algunas entradas...
    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  13. Siempre me ha gustado ver los hidroaviones, en las películas, claro, porque al natural jamás he visto alguno. Parece que están en desuso, salvo por lo que a veces veo en zonas agrestes con lagos o embalses. Seguiré atento a la continuación. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Así es. Los hidroaviones como tal los conociamos están en desuso. Ahora se estilan los aviones anfibios. Es decir, con posibilidad de amerizar en al agua, pero con un sistema de tren de aterrizaje retractil que le permite aterrizar en tierra.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Debia tener unos diez años. Asistia al colegio que patrocinado por la base daba clase a los niños de Puerto de Pollensa. Era la hora del recreo y paseábamos por enfrente del mar. Recuerdo un avión caer en picado en e mar y su hundimiento momentáneo, para posteriormente salir a flote. Desde nuestra posición pudimos ver como de la cabina salía el piloto que hacía señales con la mano a una lancha que se acercaba desde la base a toda velocidad. Rescataron al piloto. Nunca he olvidado aquella escena, ni aquella base.

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...