Mister Sequah en Mallorca

A finales del  siglo XIX, la charlatanería de todo tipo iba en aumento en todo el mundo. Y aquí no iba a ser menos. Uno de los más notorios sinvergüenzas  conocidos fue  "Mister  Sequah". Podría decirse que fue el rey de los charlatanes, he  hizo su primera aparición en la Ciudad de Palma en el año 1892.

1892.  En esta fotografía podemos ver a Mister Sequah subido a la izquierda del carro y  los músicos a la derecha en una esquina de la Plaza del Mercado de la ciudad de Palma de Mallorca.

¿Mister Sequah?
Mister Sequah, que así se hacía  llamar dicho individuo, vestía el traje de los americanos del Far West, una levita de cuero de color claro, sombrero de alas anchas, levantadas de un costado y muchas medallas sobre el pecho. Se presento sobre un gran carruaje en cuyos tableros laterales había pintadas vistosas panorámicas de escenas indias y del oeste. A veces se acompañaba de otros tipos vestidos de vaqueros, y otras, disfrazados de indios americanos.  En la parte anterior del carruaje estaban sentados en dos hileras escalonadas, seis músicos con sendos instrumentos de viento a cual más potente. Mañana y tarde se instalaba en la Plaza del Mercado y empezaba el hombre sus discursos en ingles, que traducía un interprete con bombín y levita, alabando las virtudes curativas de los productos que tenía a la venta contra toda clase de achaques y reumatismos, el  Sequah's Oil  y el  Prairie Flower.

El Aceite de Sequah estaba indicado para los reumatismos, artritis, cojeras etc... La Flor de la Sabana estaba indicada para indigestiones, dispepsias, afecciones del higado y de los riñones, ciatica, asma, bronquitis, escrófulas, glandulas dilatadas, ulceras, gota, jaquecas etc... Como pueden ver, la panacea universal por unas pocas monedas..

"¡¡Mr. Sequah dice!!"... parafraseaba el interprete traduciendo todo lo que iba diciendo el tipo ante aquellos incautos palmesanos, hasta que al final, como demostración de las virtudes de aquellos linimentos, subía al carro un individuo más o menos tullido (pero conocido) del lugar. Se instalaban los soportes, se corrían las cortinas, y los músicos se ponían a tocar unos atronadores fragmentos de viento. Pasaban 15, 20 o 30 minutos....se descorrían las cortinas y ¡Aleluya!.  El antes tullido aparecía tirando las muletas y marchándose por sus propios pies. Entonces estallaban los aplausos y el delirio entre todos los parroquianos. La cosa duro varias semanas, se vendieron muchos frascos de la milagrosa pócima y antes de que empezaran las primeras reclamaciones por la inocuidad del linimento, Mr. Sequah,  los músicos y el vistoso carro pintado con escenas del Oeste ya habían dejado la ciudad y estaban en otra.


Pero, ¿quien era ese tipo? Aunque deberíamos hablar de tipos, ya que esto era una franquicia. El creador de todo esto se llamaba William Henry Hartley, y vino a este mundo en Yorkshire en 1857. Estudiante de medicina en Edimburgo. Unos estudios que dejaría antes de completar la carrera para dedicarse a la venta tipo showman  del salvaje oeste. Pasado un tiempo quedo claro que había varios Sequah's activos por todo el país -estaban en todos lados-. También se dedicaban -algunos- a la odontología, he ahí la banda de música, para silenciar los chillidos de dolor de los incautos que se atrevían a que les sacaran las muelas gratuitamente.

En marzo de 1889, Hartley creo la Sequah Ltd. nombrandose a si mismo director gerente.  La cosa creció tanto en tan pocos años que se conocen franquicias de Mr. Sequah en los territorios de Gran Bretaña e Irlanda, Europa (entre ellas España y como vemos, Mallorca) los Estados Unidos de América y América del Sur. Incluso llegarían hasta Sudafrica, Australia, Birmania y Japón. Realmente increíble.
Un anuncio publicado en un diario de Palma

Un anuncio del aceite Sequah publicado en La Vanguardia de Barcelona
 Se sabe que se hicieron varios análisis en aquella época al aceite de Sequah, y en la mayoría daban casí siempre los mismos resultados. Es decir, aceite -posiblemente de ballena-y trementina; además de aloe, carbonato alcalino y extracto de pimienta. Al final el invento empezó a desmoronarse cuando las autoridades de las Agencias Tributarias le denegaron el timbre de medicina. Los vendedores de especialidades farmaceuticas estaban obligados por ley a colocar sellos cuyo valor dependía del precio de venta del medicamento.

Además, aquellos que vendían medicamentos tenían que tener una licencia para hacerlo. Los carros móviles de Sequah no estaban en conformidad con una ley recientemente aprobada de premisas farmaceuticas, por lo tanto quedaban en la ilegalidad. Y es que se quería acabar con esas ventas en ferias y plazas que tan mala prensa tenían ante los representantes de la medicina farmacologica legal. Finalmente se liquidaría la empresa en 1895. El creador del invento del aceite de Sequah, William H. Hartley, murió el 16 de enero de 1924 a la edad de sesenta y seis años y -por lo visto- sin una libra en sus bolsillos.

Pagina en el diario La Rioja de  Logroño. En el se publicítan con su próxima llegada a la ciudad.
Un folleto publicitario a todo color y en ingles.

La orquesta era desde luego, un sonoro reclamo. Todo el mundo sabia que habian llegado  los del aceite milagroso.
¿Mister Sequah y el gran jefe indio?

Como pueden ver en la fotografía, había toda clase y  tipo de carros  en cualquier lugar del mundo.

Pueden tener más información (en ingles) de este curioso personaje,  AQUÍ
AQUÍ  un blog (en ingles) muy interesante dedicado a la medicina antigua, incluidos curanderos y charlatanerías varias....

Comentarios

  1. jajajajaja!! que atorrante!!

    Yo conocìa la historia de Bill I. Ken , en EEUU, que basicamente, hacìa lo mismo. El "Elixir de Billiken", curaba todo.

    Estafò a tanta gente,que hasta el dìa de hoy, en el argot del centro del paìs, "Billiken" significa engaño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada: los charlatanes siguen, pero ahora nos venden otras cosas...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12/6/12 8:15

      Me acuerdo de los charlatanes que vendian ,de todo por las calles de ,Palma desde medias irompibles hasta crecepelos ect ,pero este documento del lejano oeste em Palma ,no tiene precio. Enhorabuena!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  3. Creía que nos iba a hablar den algún vendedor de mantas, pero no ha sido así. Mejor, éste ha sido muchísimo más interesante, aunque seguramente el vendedor de mantas fuera mas honrado, ya que sus mantas servirían para calentar, mientras que los potingues de Sequah, ya hemos visto qué sólo eran un buen sacaperras. Un saludo, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  4. Hola buenos días Lorenzo. Enhorabuena por el post. Muy recomendable. Te recomiendo que leas el libro "Els anys de la Fam" de Miquel Ferra, donde en uno de sus capítulos, cuenta la experiencia personal de su tío, un farmaceutico, con Mr Sequah en Palma.

    Por cierto no me olvido del Facebook. T'envio un privado para comentarte algunas cosas

    ResponderEliminar
  5. Ecos del lejano Oeste en tierras mallorquinas. ¡Fantástico!
    Precursores de las franquicias, veo que timaron a más de un incauto. Me recuerda a la teletienda, XD.
    SALUDOS¡¡

    ResponderEliminar
  6. Monsieur qué entrada tan original la que nos trae hoy! Y un personaje interesantísimo. Realmente fue como meterse en un western. Es igualito que aquellos personajes que nos muestran las viejas peliculas de Hollywood.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  7. Pero cuanto listo y cuando chorizo ha existido siempre. Gente sin escrúpulos que se aprovechan de los males de la gente para timarles y más en aquella época en el que en analbabetismo campaba por doquier en España.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. esta asturiana sin esperar ser molestia se queda en tu morada cuajada de sabiduría y belleza, un besin .

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bueno! Genial, la historia y el personaje. El detalle de la orquesta, tocando a todo volumen para que no se oyeran los gritos de dolor, es divertidísimo. Excelente entrada. Desconocía por completo que hasta España llegaran estos charlatanes que salen en los westerns. La historia (la pequeña historia) nunca dejará de sorprendernos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que el amigo William tomo la idea de los charlatanes americanos, pero llevandola a una filosofia empresarial nunca vista hasta entonces, Gaucho.
    Saludos!!

    Antorelo, da en el clavo. Creo que lo dice por nuestros politicos, descendientes directos del "charlatanerismo" imperante hoy en dia.
    Gracias por pasar.

    DLT, aquí en Mallorca fueron una plaga esos que usted dice, los manteros. Los nuevos charlatanes del siglo XX. Aunque creo que la gente ya les ha tomado la medida.
    Saludos!!

    Jaume, gracias. Tomo buena nota del libro que me recomiendas. Precisamente da la casualidad que estoy leyendo "Palma vista pels escriptors Nº2" de Miquel Ferrà i Martorell, que cosas...

    Don Javier, cierto es que parecen los de LTC, prometiendo vientres planos en una semana. El mismo cuento casí que el de los vaqueros...
    Saludos!!

    Madame, me satisface que le haya gustado. Realmente fue una novedad hasta para mi esta historia.
    Besos para usted tambien.

    Carolvs, tiene mucha razon. Aquellos eran dias en que los sinverguenzas tenian el campo abonado de credulos e incautos para recoger sus monedas. Aunque como dice don Javier mas arriba, ahora utilizan la TV y el numero de tu Visa.
    Gracias por pasar.

    Ozna-Ozna, desde luego, no molesta y es un placer que visite mi blog. Espero que no sea la ultima. Maravillosa tierra la suya, estuve de vacaciones hace dos años y no quería regresar de aquellos parajes verdes y montañosos.
    Un beso.
    Saludos!!

    Desde luego Nostálgica, uno se imagina la escena, con los musicos tocando de manera atronadora y el incauto dando saltos y patadas en la silla mientras le arrancan una muela. Los espectadores en estado de excitación hasta llegar al climax final!!
    La verdad, no se como no se morían de una septicemia los atrevidos. Debía ser que el dolor de muelas era más grande que las tenazas del curandero. Debe de ser eso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. La vestimenta de Mister Sequash me me recordo a Daniel Boom y alguno que otro explorador americano que coincidieron en el época.

    Original e interesante entrada. Y me ha hecho descubrir un blog (el de inglés) que me ha gustado mucho.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Si, es cierto que tienen similitud en el ropaje, doctor. Y me alegra haberle descubierto ese blog de "medicina" del XIX. La verdad es que es "curiosisísimo" como diria Julio Iglesias padre...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Preciosa presentación y muy bien documentada.
    Estos personajes siempre lo hubo y los abra, se van adaptando a los tiempos y utilizando todos los resortes técnicos para comunicar sus producto y habilidades, para mostrarlas como lo mejor de lo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. iglesiasoviedo, tiene razon, desde la noche de las tiempos hay personajes que intentan tomarle el pelo a sus semejantes. Menos nal que este solo lo hacía con la palabra.
    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  15. El personaje parece, por su propia condición de vendedor de elixires tanto como por su vestimenta, sacado de un western.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Simpáticas fotos. No faltan ni los indios ni los vaqueros. Hay dos que emulan en plan fiero a Búfalo Bill y a Toro Sentado, aunque sean de Albacete o de Mallorca. Jejeje.
    Gracias por tu comentario en mi blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. El vendedor de aceite; no conocía la historia de Sequah, pero me ha gustado conocerla. En todos lados cuecen habas y en todos lados hay gente que se aprovecha de la buena fe de la gente. Un abrazo, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué curioso! Creo que todos tenemos en mente al charlatán vendedor de baratijas y remedios curativos en la mente, pero como un personaje popular y sin nombre, un tipo vagabundo sin origen y sin destino. Otra cosa es que tuvieran nombres y apellidos, formaran parte de una estrategia de marketing muy precisa y todo fuese una estrategia comercial de una empresa. Me he quedado de peidra y el caso es que no me resultan desconocidas las figuras de vaqueros del Oeste vendiendo pócimas. Creo que en alguna película tengo que haber visto algo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. He pasado por tu otro blog.Allí me tienes de "seguidor" Con esto que lean mi comentario las visitas y se promociona un poquito. Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Retablo, por lo visto esa era la idea. La parafernalia del vendedor del elixir milagroso que había en el lejano Oeste. Saludos.
    +
    Cayetano, seguramente iban contratando gente en las localidades a las que llegaban. Saludos.
    +
    Paco,en todos lados y visto esto, en todo el mundo. Lo tenian montado en unos cuantos continentes como ya ve.
    Saludos
    +
    Como usted bien dice, Carmen, detras de todos estos tipos había fabricantes que se encargaban de realizar el medicamento para que luego lo vendieran. En los enlaces en ingles esta más explicada y desarrollada esta historia que cuento.
    Gracias por su comentario.
    +
    Wloghero, se lleva usted el "honor" de ser mi primer seguidor en el blog hermano. Gracias. En un par de semanas empezare a publicar entradas en el...
    A ver si se anima la gente...

    ResponderEliminar
  21. Lorenzo y para los interesados en este personaje, os mando un capitulo del libro "Els anys de la fam" de Miquel Ferra donde cuenta la experiencia de su tío, un farmaceutico, con Mr Sequah. El texto està en catalán.

    http://img23.imageshack.us/img23/2954/elsanysdelafam1.jpg
    http://img651.imageshack.us/img651/164/elsanysdelafam2.jpg
    http://img849.imageshack.us/img849/2407/elsanysdelafam3.jpg

    ResponderEliminar
  22. Hola, Lorenzo: muy potente fuerza evocativa, como siempre, en tu post. Esta especie de Buffalo Bill vendedor de crecepelos y tal tiene su pátina y su sustancia. Sensacional.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  23. Jaume, gracias, magnifico aporte que nos amplia algunos detalles de este curandero global.

    *

    Jose Antonio, gracias por su comentario. Se agradece de un maestro de la palabra como usted.
    Saludos a los dos.

    ResponderEliminar
  24. En reconocimiento a tu inestimable labor he querido galardonar tu blog con el premio simbólico Sunshine Award. Es un pobre pago por lo que ofreces desinteresadamente, pero lleva implícito mucho afecto y admiración. También, mucha gratitud
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Vaya, doña Ana, me halaga usted. Le agradezco sus palabras, me dan muchas vitaminas para continuar con las entradas de esta blog.
    Muchisimas gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

Entradas populares