29 de mayo de 2011

Historia de Palma(3): La Ciudad Cristiana

Jaume I  el Conqueridor
Jaime I, nacido de un desafortunado matrimonio entre Pedro II el Católico y de María de Montpellier, era el heredero de dos importantes linajes: la Casa de Aragón y el de los emperadores de Bizancio, por parte de su madre. En 1213 murieron sus padres, Pedro el Católico en la batalla de Muret, en la que participó defendiendo a sus vasallos occitanos contra las aspiraciones territoriales francesas, y María de Montpellier en Roma. Poco antes, su padre le había dejado en el Palacio de los Trencavel, en poder de Simón de Montfort, el líder de la cruzada contra los albigenses y enemigo de los líderes occitanos, como garantía del pacto en el que el futuro monarca debía de casarse con su hija. Gracias a la intervención del papa Inocencio III y siguiendo las disposiciones testamentarias de la reina María de Montpellier, el joven heredero quedó bajo la tutela de los templarios en el castillo de Monzón (Huesca) hasta la edad de 9 años. Durante su estancia en este castillo estuvo acompañado por su primo de la misma edad, el conde de Provenza Ramón Berenguer V. Mientras, actuaba como regente del reino el conde Sancho de Aragón, hijo de Ramón Berenguer IV y tío abuelo de Jaime. Huérfano de padre y madre, tenía unos seis años cuando fue jurado en las Cortes de Lérida de 1214. En septiembre de 1218 se celebraron por primera vez en Lérida unas Cortes generales de aragoneses y catalanes, en las cuales fue declarado mayor de edad.. En febrero de 1221, con apenas 14 años de edad, se desposó con Leonor de Castilla, hermana de Doña Berenguela y tía de Fernando III de Castilla. Este matrimonio fue anulado por la Iglesia por razón de parentesco, y contrajo un segundo matrimonio con la princesa Violante (8 de septiembre de 1235), hija de Andrés II, rey de Hungría. Heredó el señorío de Montpellier a la muerte de su madre (1213) y los condados de Rosellón y Cerdaña, y el vizcondado de Fenolledas en Francia (1241) por el testamento de su primo Nuño Sanç. Durante los quince primeros años de su reinado mantuvo diversas luchas contra la nobleza aragonesa que incluso llegó a hacerle prisionero en 1224. En 1227 afrontó un nuevo alzamiento nobiliario aragonés, dirigido por el infante Fernando, tío del rey, que terminó gracias a la intervención papal a través del arzobispo de Tortosa, con la firma de la concordia de Alcalá en marzo de 1227. Este tratado marcó el triunfo de la monarquía sobre los rebeldes nobles, dándole la estabilidad necesaria para iniciar las campañas contra los musulmanes.

Desembarco en Santa Ponsa. (1887) Pintura de Ricard Anckermann
Las empresas bélicas posteriores consiguieron atemperar las pasiones de la aristocracia gracias a recompensas en proporción a los servicios prestados (tierras, rendas y honores). Desde la expedición pisano-catalana, llevada a cabo en 1115- 1116 contra los musulmanes, las ansias por la conquista de las Baleares no se abandonaron nunca. A partir de la batalla de las Navas de Tolosa, el poder musulmán quedó desintegrado, tanto en África como en el Al-Andalus, y esta situación fue aprovechada por el rey Jaime I para llevar a cabo esta empresa. La conquista de Mallorca suponía la creación de una base política y económica que favorecía los intereses comerciales en los mercados de Oriente. Por otra parte, era la perfecta ocasión de crear un proyecto de colaboración con los nobles aragoneses para mitigar desavenencias, además del refuerzo de su prestigio como monarca al incorporar un reino dentro del mar.  Para tratar las cuestiones relacionadas con la conquista, se convocaron las cortes de Barcelona, en 1228, en las cuales no participaron los aragoneses, ya que éstos sugirieron que la empresa se llevara a cabo contra los musulmanes de Valencia. El rey allí propuso su plan y pidió ayuda a los asistentes. Los representantes de los tres estamentos, Aspàreg, arzobispo de Tarragona, Guillem de Montcada, vizconde de Bearn, y Berenguer Girard, ciudadano de Barcelona, pidieron un tiempo prudencial para deliberar y poder responder. Pasaron tres días y se celebró una reunión plenaria de clausura en que se notificaron al rey los acuerdos que se habían tomado. Excepcionalmente, los tres estamentos estuvieron de acuerdo entre ellos y con el rey, ofreciendo hombres, embarcaciones, caballos, dinero y otros. Jaime I agradeció su buena disposición y ofreció su parte correspondiente. Acabadas las cortes se firmó un acta donde se formulaban las condiciones que regularían la conquista: el rey se comprometía a repartir las tierras y otras riquezas obtenidas de manera proporcional al número de caballos y hombres armados aportados.

La invasion de Mallorca  (1890)  Pintura de Antoni Ribas Oliver
Las naves de Jaime I salieron de Salou, Cambrils y Tarragona el 5 de septiembre de 1229. Sant Elm es el lugar donde fondearon las embarcaciones al llegar a Mallorca, concretamente entre la isla de la Dragonera y la playa actual de Sant Elm, lugar conocido entonces con el nombre de «La Palomera».  Mientras la flota estaba fondeada allí, Jaime I recibió la visita de un musulmán llamado Alí, que compareció nadando, el cual informó al monarca sobre el estado defensivo en que se encontraba la isla. Mencionan dicho episodio las crónicas de Jaime I y Bernat Desclot, pero no se sabe nada más de él. Durante el trayecto la expedición había sufrido los efectos de un temporal que desvió las naves del rey y tuvieron que modificar sus planes de ataque desembarcando en Santa Ponça. Bien pronto comenzaron los primeros enfrentamientos, concretamente el 11 septiembre, acabando al siguiente día con la primera victoria cristiana. Estos primeros éxitos animaron al joven rey, que por aquel entonces tenía 21 años, a plantarle cara a todo el ejército del walí Abu Yahya. El 31 de diciembre de 1229, tras tres meses de asedio a la ciudad, la resistencia musulmana fue finalmente vencida. No se pudo contener el empuje de la infantería cristiana, seguida de la caballería, tras abrir una brecha en las murallas de Madina Mayurqa. El asalto comportó una matanza indiscriminada de los atacados, también con bajas en los atacantes, narrada y confirmada por las crónicas de ambos bandos. Muchos musulmanes supervivientes huyeron hacia las montañas. El castillo de la Almudaina se rindió a cambio de que fueran respetadas las vidas de sus defensores y Abu Yahya fue capturado. Parece ser que en una de las casas del barrio de la Almudaina fue donde se escondió el walí Abu Yahya, antes de ser encontrado y entregado al rey. Según fuentes musulmanas fue torturado hasta morir.

Recreación de la rendición. Lo cierto es que pasaron toda la ciudad a cuchillo.
Pocos días después comenzaron los conflictos entre los nobles por desavenencias sobre el reparto del botín. En el mes de marzo el rey dirigió una expedición en Artà contra los musulmanes refugiados, muchos de los cuales acabaron convertidos en esclavos de los nuevos señores de la isla. La conquista de Mallorca marca el inicio de una nueva etapa en la historia del archipiélago balear. La anterior sociedad islámica desaparece prácticamente de golpe en 1229 y en su lugar se establece una nueva sociedad que poco o nada tiene que ver con la anterior. Nuevas gentes, una cultura diferente, otra religión, una lengua distinta… todo ello caracteriza el acontecer de las islas a partir del corte histórico que significó su incorporación al mundo feudal cristiano. Esta llegada de personas de fuera fue constante durante más de un siglo, hasta que la peste negra de 1348-49 frenó en seco las migraciones. También cabe señalar la existencia de otra comunidad que no dejó de crecer, sobre todo en la ciudad, durante los siglos XIII-XIV: la judía. Su máximo apogeo (demográfico, económico y cultural) se alcanzó durante la segunda mitad del siglo XIV, hasta que el asalto violento a la comunidad, perpetrado en 1391, inició su declive, consumado con la conversión masiva, obligada e inducida de 1435.

Bibliografía:
Gabriel Ensenyat: La ruta de Jaime I
Continuará próximamente con: Palma en la Edad Media.

18 comentarios:

  1. Monsieur, un rey casi mítico el nacido de ese matrimonio desafortunado, y que se ganó muy bien el sobrenombre del Conquistador.
    Nos trae hoy una época interesantísima, y clave en la historia de Mallorca.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Se aprende mucho leyendo tu blog, es muy interesante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Entrada que refleja muy bien el fin de una época musulmana en Mallorca y el comienzo de otra unida a la Corona de Aragón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hacia bastante tiempo que habia dejado de lado la Historia de España, ha sido todo un descubrimiento entrar en Bloger, poco a poco me voy poniendo las pilas...
    Gracias por su visita y comentarios.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy buena entrada sobre la conquista de Mallorca, cuya historia, como vemos, está unida a la de Jaime I...acababa una cultura y empezaba otra.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Buena reseña sobre una época de la historia de Mallorca.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Interesante artículo, Lorenzo, sobre "El Conquistador" y sobre lo que mejor sabía hacer, guerrear y vencer; no se puede decir lo mismo de la política, condescendiente con los nobles revoltosos, y a decir de muchos equivocada en el reparto de sus reinos, que disgregó y provocó sus más y sus menos entre sus hijos Pedro y Jaime. Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  8. Seimpre es bueno recordar la historia para conocer nuestros origenes.

    ResponderEliminar
  9. Adorado por muchos, y denostado por menos, fue un rey que supo aprovechar un estado político revuelto.
    Una gran entrada sobre un gran rey.
    Salud¡

    ResponderEliminar
  10. Y lño que nos queda por conocer de la Historia Mallorquina de la Edad Media, cuando fue un reino independiente. Bueno, no me quiero adelantar, jejej

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Buenas Tardes:

    Gracias por pasar por mi Chateau.
    Un gran descubrimento venir por aquí. Me gusta mucho los recovecos históricos del mundo. Mallorca y las Baleares no escapan a esto.

    Saludos y ya me veras por aquí.

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por sus visitas y comentarios. Disculpen que esta vez no les conteste particularmente. Espero que en la proxima entrada ya pueda hacerlo.

    Les sigo leyendo en sus blogs....
    Saludos cordiales!!
    Lorenzo

    ResponderEliminar
  13. Jaime I es uno de esos pocos grandes reyes que ha tenido España. Excelente entrada sobre la conquista de Mallorca, dentro del proceso de avances hacia el sur en la parte oriental española. Espaeramos la continuación. Saludos, Lorenzo.

    ResponderEliminar
  14. La importancia histórica de Mallorca queda demostrada en sus entradas. Más todavía con entradas tan sólidas como ésta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Un post muy interesante, nunca había leído tan detalladamente sobre la reconquista de Mallorca. Ah, y muy bien ha quedado el slide. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  16. encontré tu blog buscando informacion sobre el Gran Hotel y ya he leído casi todas las entradas.He vivido 5 años en Palma y siento que es algo mía.
    Tengo la suerte de pasar unos días allí y volveré a disfrutar paseando por sus calles y su historia.Enhorabuena por todas esas bonitas imágenes del pasado.
    Francisca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisca!
      Que tengas buenos paseos por la ciudad.

      Eliminar
  17. Me encanta la historia de mis GENES seguro mi cuerpo tiene algun GEN del pasado MORO de MALLORCA.

    ResponderEliminar

Si quieres hacer algun comentario y no tienes cuenta de gmail, puedes hacerlo seleccionando en el perfil: "Anonimo".
Al final, puedes poner tu nombre si así lo deseas.

CASSIUS CLAY EN MALLORCA

Cassius Clay El 3 de junio de 2016 moría el más grande, el único, el genial, aquel que "volaba como una mariposa y picaba ...